Barbara Georgina Adams. Antropóloga, egiptóloga, miss y poeta.

Por Elvira Martínez Ropero

Sección: EnfemeNilo

Miércoles, 9 de noviembre. 2022

Su nombre de nacimiento era Barbara Bishop, su origen Londres y su historia un largo recorrido en diversos campos y un ejemplo de trabajo, constancia y superación.

Nacida en el seno de una familia humilde, costeó sus estudios durante sus primeros años gracias a estar becada y posterioremente compaginándolos con el trabajo. Gracias a una beca, en 1962 entró a trabajar en el Museo de Historia Natural, en el departamenteo de Antropología, con tan solo 17 años. Allí comenzaron sus conocimientos sobre el esqueleto humano; el contacto con esta materia y su amor por las palabras hicieron que escribiera y publicara un pequeño libro de poemas titulado Bones in my soul (Huesos en mi alma), en ese mismo año. Su talento quedaba más que demostrado en sus fructíferos trabajos científicos, en sus sentidos versos y en su esfuerzo constante por avanzar en su carrera; incluso sus tan variopintos talentos dieron un nuevo fruto el mismo 1964 en el que fue nombrada Miss Hammersmith, su pueblo natal, lugar en el que dicen que siendo niñas pudo ver la película «El Valle de los Reyes», de Robert Pirosh, y que aquel fue el origen de que el discurrir de su vida la llevara a ser una reconocida egiptóloga.

Al año siguiente (1965) llegó a ser asistente en el afamado Museo Petrie, a través del University College de Londres, en el cual comenzó oficialmente su acercamiento a la arqueología egipcia, ya que le permitión prepara, conservar, documentar, clasificar e incluso publicar piezas de Nagada, Abydos y otros cementerios antiguos, siendo aquí su primer contacto con objetos de Hieracómpolis, unos fondos que contaban con más de 80.000 referencias y que pudo catalogar, reanudadn así una labor que había parado la Segunda Guerra Mundial .

Durante los siguientes años participó en varias excavaciones por toda Inglaterra, como en las del cementerio de  Winchester o  las excavaciones británicas de origen romano.

Su apellido pasó a ser Adams tras su matrimonio con Rob Adms en 1967, año en el que se diplomó obteniendo una distinción en arqueología por la Universidad de Londres.

En 1965 se produjo su primer viaje a Egipto gracias a una beca del Cambridge UniversitY, que le permitió continuar su formación arqueológia.

Su valiosa labor publicando los hallazgos de Quibell y Green sobre la antigua Hieracómpolis y sus publicaciones tras sus investigaciones en los archivos de diferente museos (sobre Hieracómpolis y NekHem) le proporcionaron un importante status como experta en cerámica y objetos arqueológicos. Así, cuando Hoffman reinición las excavaciones de Hieracómpilis, la reclutó como experta en cerñamica. Tras la muerte prematura de Hoffman, Barbara, junto con su colega R. Friedman, reanudó las excavaciones y fue directrora de las misms entre 1996 y el 2000. De estas excavaciones destaca el descubrimiento del elefante más antiguo encontrado nunca y de varias máscaras funerarias situadas en época predinástica.

Paralelamente a su trabajo “a pie de arena” continuó su labor de publicación tanto de libros como de numerosos artículos. Junto a una amiga librera, coordinó y edito la interesantísima colección Shire Egyptology, dirigida a estudiantes y con el afán de que los conocimientos egiptológicos llegaran a todo el público posible. Esta colección llegó a tener veintiseis pequeños tomos, cada uno de ellos sobre un tema concreto de la arqueología egipcia. La propia Adams participó como autora en tres de los mismos, uno sobre momias y otros dos sobre el predinástico y protodinástico.

Durante su carrera recibió varias distinciones como su nombramiento como directora del Instituto Arqueológico del University College o su membresía en el Instituto Arqueológico Alemán.

Y aunque la arqueología fue su labor más destacada, siempre se mantuvo activa en otras facetas de su vida continuando siempre su labor de colaboración con diferentes museos. De su labor museística destaca su constante implicación con el Museo Petrie, donde su carrera comenzara a despegar y para el cual creo la “Asociación de amigos del Museo Petrie” que trajo consigo ayudantes voluntarios para el mismo; también fue la organizadora de sus reapertura, quien seleccionó piezas y organizó exposiciones para darlo a conocer internacionalmente y se encargó de la elaboración de una guía para su recorrido turístico.

Los que la conocieron además la describían como inspiradora, alegre y valiente. Siempre logró estar por encima de las dificultades, incluida su mala salud general y su lesión crónica de espalda. El diagnóstico de cáncer en 2001 la pilló trabajando en múltiples proyectos que no abandonó prácticamente hasta su muerte en el 2002.

Tras su muerte muchas obras y conferencias han continuado su legado y homenajeado su labor. Entre ellas, destaca el volumen “Egypt at its origins. Studies in memory of Barbara Adams” de la colección Orientalia Lovaniensia Analecta de la editorial Peeters, el cual rinde homenaje a la egiptóloga publicando hallazgos sobre los temas en los que ella se especializó como Hieracómpolis o el Predinástico.

Su nombre se ha hecho un hueco en los manuales de historia de la egiptología pero también en el corazón de mucha gente por su tarea divulgadora, sus logros en un mundo a veces cerrado para su género, y su carismática personalidad que le llevó a ser una mujer multidisciplinar, capaz de escribir poesía, trabajar bajo el sol del desierto, formarse continuamente y buscar el modo de que el conocimiento llegara al mundo, ya fuera a través de la edición de todo tipo de textos o del cuidado y divulgación de los museos, de los cuales siempre dijo que eran fundamentales para la conservación y divulgación de la cultura.


Elvira Martínez Ropero. Escritora

Nací y crecí en Trobajo del Camino, León. Estudié Filología Hispánica en la Universidad de León, completando estos estudios con el CAP y un Master de Literatura Comparada. He participado en varios congresos de la Sociedad Española de Humanistas y en algunos recitales de poesía, afición que desembocó en la publicación de mi poemario Luciérnagas en el desierto y que ha impulsado mis ganas de seguir creando versos.  La predilección por las culturas antiguas nunca ha salido de mi formación, desde el estudio de lenguas antiguas: latín, griego, hebreo, egipcio e incluso un poco de sumerio; hasta la obtención del título de Egiptología del Museo Liceo Egipcio de León.  Mi carrera profesional se ha volcado en la enseñanza de Lengua y Literatura en secundaria y bachillerato. También estoy trabajando en el Museo Liceo Egipcio de León en la traducción de textos jeroglíficos con un maravilloso equipo, así como realizo en el mismo una visita teatralizada nocturna que escenifica los ritos de muerte y resurrección del Antiguo Egipto.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s