Mila Ramos: Cooperante, poeta, periodista,… Y ante todo, feminista.

Por María Pizarro

Sección: Desde lugares que también existen

Miércoles, 07 de septiembre. 2022

MILA RAMOS EN APENAS UNAS LÍNEAS

Diplomada en Género y Planificación Estratégica por la Universidad Nacional de Chile. Experta Universitaria en Gestión de ONGD y programas de Cooperación Internacional de Desarrollo por la Fundación CYES. Está vinculada al movimiento feminista. Trabajó como freelance en Bosnia. Preside la ONGD Mujeres en Zona de Conflicto, trabajando en cooperación internacional como coordinadora general técnica de programas en España, Bosnia, Kosovo, Palestina, Colombia, Marruecos y Mali, y ha sido merecedora del Premio Meridiana 2000 en defensa de la igualdad.

Mila Ramos en una de sus actividades

LA ENTREVISTA

M.P.: Supongo que hay un antes y un después de tu paso por la guerra de Bosnia. ¿Vivir esta experiencia ha marcado tu manera de ver el mundo?

M. R.: Efectivamente hay un antes y un después. Bosnia supuso una nueva mirada en mi vida, otra forma de el mirar el mundo y la consideración/certeza de que había que actuar desde la ciudadanía, para impedir que atrocidades como las que vimos en Bosnia no volvieran a pasar. Y en ese momento las palabras se me quedaban cortas y era necesario pasar a la acción directa, especialmente con todas esas mujeres que habían sufrido diversas formas de violencia, basada en el género durante el conflicto, como la esclavitud sexual, la violación o la prostitución forzosa, y había que actuar pidiendo justicia y reparación. Pero también, se hacía urgente apoyar a todas esas organizaciones de mujeres, de mujeres activistas, que habían sabido superar las brutales contradicciones del campo de batalla y crear vínculos con las mujeres de las otras partes en conflicto. Y digo campo de batalla, cuando sus propios cuerpos se habían convertido en campos de batalla.

Y fíjate que, 27 años después de los acuerdos de paz de Dayton, seguimos trabajando por lo mismo,  pese a todas las resoluciones del Consejo de seguridad de Naciones Unidas sobre Mujeres, Paz y Seguridad, me refiero a la 1325 y siguientes; y los esfuerzos realizados por parte de algunos gobiernos y de la sociedad civil, especialmente la presión, las exigencias y la lucha constante del movimiento feminista y pacifista; pese a todo, las mujeres y las niñas, en los conflictos armados, continúan siendo sujetos de desigualdad, sobre los que se ejerce la violencia extrema, y siguen apartadas de los espacios de toma de decisiones en los procesos de construcción de paz, constituidos en su mayor parte por hombres.

las mujeres y las niñas, en los conflictos armados, continúan siendo sujetos de desigualdad.

M.P.: ¿Qué es Mujeres en Zona de Conflicto (MZC)? ¿Qué diferencia hay entre una ONG y una ONGD?

M.R.: MZC es un colectivo de hombres y mujeres que luchan por un triple objetivo común: la igualdad sustantiva, de hecho y de derecho, entre las mujeres y los hombres en todos los niveles de la vida pública y privada; la construcción de la paz, entendida como un proceso más allá de la ausencia de guerra, considerada como la ausencia de violencia estructural; y el desarrollo humano, que garantice a todas las personas una vida digna y segura, con acceso a la salud, la educación, la alimentación y el agua, los medios de producción, la participación, la movilidad humana y la toma de decisiones.

La D, de desarrollo, así, muy resumidamente, es una declaración medular de intenciones, que nos compromete a trabajar por el desarrollo de los pueblos del mundo, entendiendo por desarrollo, el desarrollo humano y sostenible, que debe poner el foco en los derechos humanos, en fortalecer las capacidades de los hombres y las mujeres, en acabar con la pobreza y la desigualdad y en promover el sostenimiento ambiental, de manera que no sigamos poniendo en riesgos el futuro del planeta para las generaciones venideras.

El desarrollo humano y sostenible debe poner el foco en los derechos humanos

M.P.: ¿Cuál es la situación de las mujeres en los conflictos armados?

M.R.: En este momento hay decenas de conflictos abiertos y/o latentes: Etiopía, Yemen, Afganistán, Ucrania, Palestina, Haití, Myanmar, Malí y toda la zona de Sahel, Somalia, Congo, Mozambique, etc… en todos esos conflictos, las mujeres y las niñas están siendo vulneradas en sus derechos y ejerciendo violencia sobre ellas en múltiples formas, incluida la violencia sexual y la trata. Hay algo que repito siempre y es que las mujeres y las niñas sufren el excedente de violencia que arrojan las guerras, y, además, deben soportar el peso de mantener los mínimos de normalidad y seguridad de los menores, los ancianos, los enfermos, cuando su propia seguridad está en juego.

Las mujeres y las niñas sufren el excedente de violencia que arrojan las guerras además de soportar el peso de mantener los mínimos de normalidad y seguridad en los dependientes cuando su propia seguridad está en juego.

Por otra parte, las organizaciones de mujeres y organizaciones feministas sobre el terreno, no cuentan con los medios suficientes para realizar sus misiones, como decía antes, en su mayor parte están marginadas de los espacios de toma de decisiones, con lo cual las dificultades para abordar estrategias reales, que mejoren la situación de mujeres y niñas es complicada, ya que las que mejor pueden trabajar son esas organizaciones locales, que conocen perfectamente el terreno, tienen experiencia y son activistas. No olvidemos la persecución de las defensoras de derechos humanos.

M.P.: ¿Sin ayudas públicas, solo con donaciones se puede llevar a cabo la labor de una organización como la que presides? ¿La ciudadanía española hasta qué punto es consciente de esta necesidad?

M.R.: Sin ayudas públicas rotundamente no es posible desarrollar nuestro trabajo. La ciudadanía española es solidaria y lo ha demostrado y lo demuestra, pero pensemos que, a fin de cuentas, lo que sale en la tele, en los mass media, es lo que vende y lo que genera pensamiento no siempre crítico.  Ahora, por ejemplo, parece que la única guerra es Ucrania, que los únicos refugiados y refugiadas son los que provienen de allí…bueno, eso es fruto de la desinformación y de la manipulación de las grandes estructuras políticas y económicas. A fin de cuentas, los grandes medios de comunicación de masas son el 4º poder y la información es también una mercadería, es un elemento más para comerciar.

Lo que sale en la tele, en los mass media, es lo que vende pero no lo que genera pensamiento crítico.

M.P.: ¿Podrías contarnos brevemente los proyectos en los que has participado? Aunque entiendo que han sido muchos, muchos años como cooperante y muchos países.

M.R.: Son casi 30 años trabajando en el sector y sí, son muchos proyectos. Los últimos han sido en sectores como construcción de la paz; prevención y atención integral a mujeres y niñas víctimas y supervivientes de violencia basada en el género, incluida la trata de personas en cualquiera de sus formas; erradicación de matrimonio precoz y forzoso de niñas y adolescentes; acceso de las mujeres al empleo y al autoempleo; fortalecimiento de las asociaciones de mujeres y asociaciones feministas, entre otros.  

M. P.: ¿Cuál es tu experiencia como formadora en feminismo?

En toda medida muy gratificante. Algo que me parece extraordinario es como cada vez más chicas jóvenes quieren aprender sobre cómo se pueden posicionar en el mundo. Muchas veces la que más aprendo soy yo. Y cada vez más hombres que se declaran feministas y entienden que el feminismo es una opción política para transformar la sociedad en favor de relaciones más igualitarias, más saludables y sólidas. Pero también el feminismo es una apuesta por la paz, por el desarrollo, por la equidad. Hoy en día, considero que debemos de hablar de feminismos, con un hilo común que nos une, pero desde la diversidad de las diferentes formas en las que nos queremos situar en los territorios que habitamos.

Cada vez más hombres se declaran feministas y entienden que el feminismo es una opción política para transformar la sociedad en favor de relaciones más igualitarias, más saludables y sólidas.

Poemario de nuestra protagonista

M.P.: Mila seguro que no sabes que soy seguidora de su poesía, que he asistido a tus recitales, y que te admiro profundamente. En esa vida tan intensa que has vivido, los lugares que has conocido y las experiencias, ¿qué papel ha desempeñado la poesía?

M.R: Pues mira, si yo tuviera que definirme, me costaría mucho trabajo, pues no creo en las definiciones, las personas somos múltiples y muchas veces lo que hacemos no define la forma en la sentimos. Pero si tuviera que responder a una pregunta del tipo ¿tú que eres? Posiblemente diría que soy poeta. Y lo soy en todo lo que hago.

M.P.: ¿Hay algún nuevo libro para publicar, cuéntanos?

M.R.: Publiqué mi último poemario en 2021 y ahora estoy escribiendo mi nuevo libro, que no se cuando se va a publicar. No tengo prisa. 

Debemos hablar de feminismos, con un hilo común que nos une, pero desde la diversidad de las diferentes formas en las que nos queremos situar en los territorios que habitamos.


María Pizarro (Córdoba). España

Poeta y actriz.

Licenciada en Arte Dramático y Experta Universitaria en Criminología, dedica al trabajo actoral y a la poesía mucho del tiempo que le deja libre el ejercicio de su trabajo habitual

Entre su obra poética podemos encontrar parte de sus versos publicados en Caja de retratos (Ed. Detorres, 2017), Miembro fantasma  (Editores Florentinos, 2015) y Lyrica 75 (Ed. Fragua de metáforas, 2011), así como en diversas antologías y revistas digitales con las que colabora tanto en España como en América. Miembro fantasma, cuenta con una edición bilingüe árabe-español, que fue presentada en la 1ª Feria del Libro Hispanoárabe, organizado por el Circulo CIHAR, y recibió el galardón Solienses 2016, que premia el mejor libro editado en el año anterior.

Le gusta mostrar su poesía desde la oralidad a través de numerosos recitales por todo la geografía española, como las diferentes ediciones de Cosmopoética (el festival literario y artístico que se viene celebrando anualmente en Córdoba, España, desde 2004), en las que combina su faceta poética con la de actriz.

Actualmente coordina el Festival de poesía y arte “Grito de Mujer” y su correspondiente antología digital “Quejío, Córdoba con Grito de Mujer”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s