Basi del Río, diseñadora de moda flamenca

Por María Pizarro

Sección: Desde otros lugares que también existen

Miércoles, 18 de mayo. 2022

Basi del Río es una diseñadora cordobesa con una trayectoria de 25 años, dedicada al diseño y especializada en la moda flamenca. La firma ha desfilado en innumerables ciudades con sus diseños flamencos mostrando el sello propio de BasidelRío, con reminiscencias a la Córdoba califal. Según sus propias palabras, ponerse un traje de flamenca es un acto casi de empoderamiento femenino.  Es posible que podamos descubrir de que trata esta afirmación, y podamos descubrir mucho más de esta interesante cordobesa.

M.P.: ¿Quién es Basi del Río, la mujer o la diseñadora que hay detrás de esa firma? ¿Quién hay detrás de la misma?

B.D.R.: Detrás de la firma hay un equipo cien por cien formado por mujeres que, además de tener una calidad profesional impecable, también tienen una calidad humana similar, porque al final las mujeres tenemos muchos valores, aparte de la capacidad de hacer muchísimas cosas. Tenemos más responsabilidades, quizás por nuestras costumbres o por nuestra forma de ser. Porque abarcamos muchísimos campos. Tenemos muchas cargas y nos ayudamos unas a las otras indudablemente. También me preguntas quién es Basi del Río, la mujer que hay detrás de la firma. Bueno, pues yo me considero una persona, una mujer. Una mujer muy normal. Además, muy muy normal. Es verdad que tengo muchas inquietudes. Soy una mujer muy inquieta, tan activa que siempre estoy haciendo cosas diferentes, tanto actividades físicas como mentales. Soy una mujer con inquietudes, por ejemplo, en el mundo de la cultura y la creación. Siempre tengo algo en la cabeza, cuando termino un proyecto empiezo otro. La verdad es que soy muy inquieta. Y, a partir de los treinta y cinco años, tal vez me vino un poquito antes, empecé a descubrir a Basilia del Río Rodríguez: una mujer que está en constante evolución. 

M.P: ¿A qué dedicas tu día a día? ¿Es fácil conciliar la vida familiar con las exigencias de tu profesión?

B.DR.: Pues mi día a día está como dividido en dos fases. Bueno, en dos o en tres, según la semana. Porque soy una mujer divorciada con custodia compartida. Las primeras horas las dedico a ser Basi del Río: empresaria y trabajadora.  Además, que me encanta crear y atender a mis clientas. Ver cuáles son sus necesidades y resolvérselas. Y después pues más o menos a partir de la tarde ya me considero más Basilia del Río Rodríguez, mujer a la que le encanta el deporte, que lo tengo metido en mi día a día como rutina, porque forma parte de mi meditación. Si mi cuerpo no está bien, no descansa, no descarga.  Basi del Río no funciona. Y eso es la segunda parte del día, la que dedico al deporte que practico, el boxeo, desde hace muchos años. 

Respecto a conciliar la vida familia con las exigencias de la profesión, pues bueno, yo no lo he tenido muy complicado; la verdad es que el padre de mis hijos me lo ha hecho fácil. Somos dos personas que hemos sabido encajar perfectamente. Él ha estado mucho tiempo trabajando conmigo codo con codo y sabe el tiempo en el que tengo más carga de trabajo. Y la verdad que gracias a él yo lo concilio bien. Es cuestión de siempre de organizarse. 

M.P.: Tuve el gusto de conocerte en un mercado artesanal hace unos años, organizado por la Asociación Hada Gitanilla. ¿Puedes contar a nuestros lectores y lectoras cuál es tu relación con esta asociación? Aunque tengo que decir que es habitual tu presencia en muchos actos solidarios con asociaciones como Alzheimer, Down Córdoba y la Asociación contra el Cáncer en diferentes desfiles benéficos. 

B.D.R.: Es cierto, nos conocimos en el primer CREA CÓRDOBA, en el hotel Averroes, donde estuvimos un montón de gente de la cultura, las artes plásticas,…, organizado por la asociación cultural Hada Gitanilla y yo.  Con José Sabalete, presidente de esta asociación, tengo una relación super especial y, desde que nos conocimos, la verdad es que no ha sido posible encontrar a una persona que me entienda tan bien.  Todo empezó cuando yo hice una representación del Hada Gitanilla, el hada de los patios cordobeses, yo vestida, claro, de flamenca. Esta asociación cultural tiene por objetivo acercar los patios cordobeses a todo el mundo, los Patios Cordobeses que fueron en 2012 declarados bienes inmateriales de la Humanidad. También porque su pareja y yo somos muy parecidas: empresarias y muy activas. Siempre que puedo busco unos minutillos para dedicárselos a él y a la asociación. Como ya sabes, María, también estoy involucrada en desfiles solidarios, cediendo prendas para los desfiles de manera desinteresada.

M.P.: También has colaborado con sus diseños en certámenes de Miss España y has sido incluso jurado en la elección de Miss Córdoba durante diez años. ¿Qué opinión te merecen este tipo de certámenes? ¿No crees que en determinados momentos parecen estar reñidos con ideales feministas?

B.D.R.: Yo estuve casi diez años siendo jurado en el certamen de Miss Córdoba. Hay mucha gente que lo compara con una muestra de ganado. Yo no lo veo así. No lo veo así porque creo que, en muchas ocasiones, para aquellas niñas que se dedican o quieren dedicarse al tema de la imagen, pienso que es un buen trampolín. Hoy en día, por ejemplo, Ara Jurado, que fue miss Córdoba en 2008, la podemos ver en televisión en diferentes anuncios. O en diferentes programas y eventos con su agencia de modelos, y se está ganando así la vida. Y también Lidia Ruiz Aguilera, otra Miss Córdoba, entre otras muchas que han salido del certamen, como una de las que más están despuntando y que están trabajando con las primeras firmas y grandes diseñadores a nivel internacional.  Yo lo veo genial, pero tanto en chicas como chicos. Porque el certamen de Míster Córdoba también es un motor para impulsar la carrera de los chicos. Creo que estos certámenes son buenos para aquella gente que se quiera dedicar al mundo de la imagen. 

M.P.: ¿Qué es para ti ir a la moda? ¿La moda flamenca es localista? ¿La moda flamenca tiene un espacio que abarca más allá de lo que pueden ser las ferias y fiestas?

B.D.R.: Para mí, como diseñadora, ir a la moda es ir con aquello que me hace sentir bien. Y sentirme bien no es solamente comodidad, sino que se adapte perfectamente a mí, a mi actitud, a cómo me levanto todos y cada uno de los días. Yo un día me puedo levantar más deportista y voy muchísimo más sport o me puedo levantar femenina y ponerme faldas, cómodas casi siempre. Soy muy ecléctica a la hora de vestir. Me he podido levantar pues súper roquera.  No sé.  Según cada personalidad. Yo creo que la moda es personalidad, de hecho, los diseñadores cada uno tendemos a crear cada uno de forma diferente. 

Aunque existen diferencias de estilos incluso en provincias andaluzas y no es lo mismo un traje para ir a la feria que para ir a una romería, la moda flamenca no es localista.

La moda flamenca tiene un espacio que abarca más allá de lo que puede ser las ferias y las fiestas. Claro que sí.  Ya que incluso puede ser diseñado para novia. Yo he presentado el pasado día dieciocho de febrero una colección de novia. Abarca mucho más de lo que son las celebraciones:  puedes ir vestida de flamenca o con un toque flamenco, ir con ese estilo no sólo por el hecho de llevar un volante. Puede ser perfectamente la elección de los diferentes materiales. O simplemente el peinado o el tocado.

M.P. ¿Cuál es la situación de la moda flamenca a nivel internacional?

B.D.R.: Pues mira, muchísimos diseñadores, por ejemplo, firmas alemanas, han bebido de la fuente del diseño de la moda andaluza. Y lo han plasmado no con volantes, sino con los bordados, con los estampados, con ponerle un color rojo pasión a sus colecciones. Siempre ha estado muy considerada la moda flamenca en las pasarelas internacionales. 

M.P.: ¿Cómo te afectó la pandemia? Supongo que, al cancelarse las ferias, debiste sufrir un gran varapalo ¿Se están recuperando el negocio en general?

B.D.R.:  La pandemia desde su inicio fue una ruina total, porque si tenemos en cuenta que el día que nos confinaron las colecciones estaban ya en la calle y, lo que es la inversión estaba totalmente hecha: no solo los tejidos, los catálogos ya estaban impresos, los complementos todos en la tienda, todo colocado, la tienda abierta,… Como muchísimos otros diseñadores. Comenzamos además una temporada buenísima desde el mes de febrero, habíamos confeccionado los encargos. Y tuvimos que quedarnos encerrados en casa y sin ayuda inicial, hasta que pasaron meses que, en mi caso, solo intentaba minimizar lo que eran los gastos. Pero yo, como he comentado al comienzo de la entrevista, soy una persona inquieta; entonces dediqué a hacer mascarillas de manera totalmente altruista.  Hice mascarillas para el Hospital de Peñarroya: las mascarillas flamencas Basi del Río que doné a la planta de neumología, porque al inicio de la pandemia no olvidemos que no había mascarillas quirúrgicas. Y después hice batas, patucos, sombreros, todo de manera gratuita. Pero, aunque minimicé los gastos hasta el punto más extremo, al final, como muchas otras empresas, tuvimos que cerrar; aunque el hecho de empezar a vender la mascarilla flamenca con lunares nos hizo salir un poquito del atolladero donde nos vimos inmersos, teniendo en cuenta que todas las ferias fueron canceladas. Ahora ya se están recuperando los negocios en general y el de la moda en particular. Pues sí. Aunque hace más o menos un año empezaron a hacerse desfiles virtuales, no es lo mismo ni mucho menos. Ahora mismo la pasarela se está activando. Lo que pasa es que hay muchísimos cambios. No en el sector de la moda, nosotros como fabricantes, sino en los almacenistas de tejidos. (Que daría también para hablar lo suyo.  Todo ha sido una concatenación de dificultades). Pero nada nos impide seguir hacia adelante con mucha fuerza y muchísimas ganas. 

M.P.: ¿Me podrías responder si te has sentido discriminada como mujer en algún momento de tu profesión? Los modistos de hecho son muy valorados en este mundo. ¿Has sufrido algún tipo de acoso o vulneración en tu vida profesional por el hecho de ser mujer?

B.D.R.: Pues mira, yo jamás, jamás ni ante un grupo de diseñadores ni hombres ni mujeres; jamás, ni cuando vas al banco a pedir un crédito; jamás, jamás en mi vida. Me considero una mujer fuerte y yo creo que también lo traslado. Jamás en la vida me he sentido yo discriminada por nadie; además, por mi forma de ser, me encanta llevarme bien con todos mis compañeros; no tengo enemistad con ningún compañero de mi profesión. Y sabes además que lo que haces, lo que estás haciendo, lo haces bien. Porque ahí ya sale el ego de la persona o de los diseñadores.  Que lo haces bien. Que te sientes bien porque salen contentas todas tus clientas. Ahí no hay nadie que te haga sentir más pequeña. Ni me he sentido ninguneada por ser menos importante que un gran diseñador. 

M.P.: Tú eres madre ¿crees que a los niños y niñas se les educan en igualdad? ¿Te gustaría que tus hijos siguieran tus pasos en el mundo de la moda?

B.D.R.: Yo tengo dos chicos, uno de trece años y uno que en breve cumple diecisiete. Pienso que a mis hijos los educo para que sean grandes personas.  Quiero que sea dos grandes hombres. Creo que los educo en igualdad cuando les digo, «si no sabes ni siquiera hacer la cama no la quieras hecha el día de mañana». Mis hijos saben hacer todas sus cosas. El pequeño incluso hoy ha hecho la comida y solo tiene trece años. Los educo para que se enfrenten a los problemas de la vida. Creo que hay que enseñarles a que sean resolutivos. Y respecto a si quiero que sigan mis pasos, pues mira, lo tengo clarísimo desde el primer momento. En mi casa nadie ha cosido, ni mi madre. Ha sido algo que yo he elegido, porque me llena, porque hace surgir mi parte creativa y me permite llevar a cabo lo que tengo en mi mente, así que soy muy feliz trabajando. Lo mismo quiero para mis hijos, que son los dos jugadores de pádel. Yo lo que quiero es que sigan haciendo lo que ellos quieran.  Me da igual que sigan con mi empresa. Yo, al igual que mi madre cuando vio que quería dedicarme al mundo de la moda flamenca, que había sido mi elección y me hacía feliz: lo mismo quiero para mis hijos, si algún día llegan a ser jugadores profesionales es que sean felices con lo que hacen.

Te deseo mucho éxito en la reapertura de tu tienda, que seáis verdaderamente felices tú y tus hijos. Eres una gran profesional, una mujer valiosa


María Pizarro. Foto: Begoña Rosa

María Pizarro (Córdoba). España

Poeta y actriz.

Licenciada en Arte Dramático y Experta Universitaria en Criminología, dedica al trabajo actoral y a la poesía mucho del tiempo que le deja libre el ejercicio de su trabajo habitual

Entre su obra poética podemos encontrar parte de sus versos publicados en Caja de retratos (Ed. Detorres, 2017), Miembro fantasma  (Editores Florentinos, 2015) y Lyrica 75 (Ed. Fragua de metáforas, 2011), así como en diversas antologías y revistas digitales con las que colabora tanto en España como en América. Miembro fantasma, cuenta con una edición bilingüe árabe-español, que fue presentada en la 1ª Feria del Libro Hispanoárabe, organizado por el Circulo CIHAR, y recibió el galardón Solienses 2016, que premia el mejor libro editado en el año anterior.

Le gusta mostrar su poesía desde la oralidad a través de numerosos recitales por todo la geografía española, como las diferentes ediciones de Cosmopoética (el festival literario y artístico que se viene celebrando anualmente en Córdoba, España, desde 2004), en las que combina su faceta poética con la de actriz.

Actualmente coordina el Festival de poesía y arte “Grito de Mujer” y su correspondiente antología digital “Quejío, Córdoba con Grito de Mujer”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s