Carine Valette, la sensibilidad se hizo carne y habitó entre nosotros.

Por Isabel Llanos

Sección: Inspiratrices

Sábado, 16 de abril. 2022

Casi siquiera de verla, escuché su voz, delicada y suave como el tenue acento francés que retiene, camuflando unas palabras firmes y contundentes. Así es su arte y así es Carine, una mujer de bella fragilidad e imagen etérea pero tremendamente potente, con una presencia y una fortaleza hermosa con la que transforma los vaivenes de una vida intensa que la ha retado en numerosas ocasiones, en una disposición casi suicida para entregar su verdad sin tapujos ni temor alguno en mostrarse vulnerable.

«La poeta tiene una responsabilidad. E intento en mi poesía traducir esto»

Con un bagaje cultural exquisito desde pequeña, se graduó en Derecho y Política antes de realizar un máster también en Ciencias Políticas y Sociología. Anteriormente, con apenas veinticinco años, ya había escrito su primera novela Des Astres, y, después, todavía realizaría un postgrado en Artes escénicas y acción social por el Institut del Teatre de Barcelona. En el medio: su poemario Miroir sans tître que acompañó musicalmente en sus representaciones del violín de Pavel Amilcar, con el que comparte vida y pasión por el arte, formando un tándem verdaderamente increíble que genera unas combinaciones deliciosas. Si tenéis ocasión, no dejéis de comprobarlo este próximo 28 de abril en el Ateneo de Madrid, donde presentan Andanzas.

Carine vive entre varios países, entre varias ciudades y entre varias artes. Los estudios la llevaron a la escritura, la escritura a la interpretación, la interpretación a la música, la música al amor y a la pasión que traduce en sus creaciones a través de la danza Butoh, de la escritura, de la performance, de la poesía, del collage, del grabado que ha estudiado de la mano de Paula Bonet…. ¡y quién sabe qué será lo nuevo que incorpore a su bagaje!

Después de conocer tu intensa, variada y siempre rica trayectoria vital y profesional, ¿quién es Carine?

Es muy difícil esta pregunta, gracias.

(Para poder elaborar esta respuesta, la conversación derivó por lugares magníficos. Escuchar disertar a esta artista sobre su vida, ineludiblemente vinculada al arte, escuchar sus argumentaciones y reflexiones, podría ser un ensayo en sí mismo. Después de transitar la entrevista, la regresé a este punto de partida).

Discúlpame si te digo que te percibo como una mujer en búsqueda permanente, que en sus derivas artísticas y personales camina hacia un rumbo ¿cuál es?

Más que todo creo que soy un ser humano que está convencido profundamente de que el objetivo de la vida humana es elevar su conciencia, la que existe entre uno mismo y los seres que lo rodean, y eso pasa por la naturaleza y la esencia vital. Su propia esencia vital y la de los demás. Y yo he encontrado ese camino en las artes, y de ellas, concretamente, en la poesía que es muy espiritual y eso viene de la educación que recibí, que fue bastante religiosa, y aunque yo me he alejado bastante de la institución de la Iglesia Católica, me quedé con la necesidad de espiritualidad. También el hecho de crecer hasta mis veinte años en el campo, ha nutrido mi necesidad de conexión y de honrar la vida y todo lo que es como naturaleza.

Inquieta y versátil, no paras nunca, ni intelectual ni físicamente ¿hay algún lugar de reposo para la mujer guerrera que eres?

Lo encuentro porque sueño bastante. Lo intento cada día, mínimo media hora; lo hago así, soñar, pero despierta, y aquí encuentro mucho reposo. Y en la lectura también. Yo intento leer cada día, y, aunque es un momento de inquietud también, es un chute de energía. Y luego, cuando vuelvo, porque viajo muchísimo. Ahora, por ejemplo, estoy en la costa norte de Francia, donde crecí, y caminar media hora por la playa, me sirve muchísimo.

¿En qué o en quién se inspira Carine?

Al final, creo mucho en la no frontera de la inspiración. Hay elementos que pueden parecer muy lejos de la poesía, que me inspiran muchísimo. También encuentro inspiración en otras artes y disciplinas artísticas que no tienen nada que ver con la poesía: en bailarinas como Isidora Duncan. ¡Es que todo me inspira! La belleza de los detalles de la vida me inspira muchísimo.

Si tuvieses que elegir uno de tus múltiples lenguajes para expresar/expresarte ¿cuál sería?

Esta pregunta no es difícil, es deliciosa. Hum…. ¡La palabra! Porque la palabra es importante. Es lo que funda nuestra realidad. Y siempre lo he sido y sigo siendo, he sido muy comprometida políticamente y la palabra es la herramienta más potente, para cambiar las cosas y elevar la conciencia y conexión entre nosotros.

Fragmento de LUNE NOIRE, libro de artista en el que Carine combina varias de sus diferentes disciplinas artísticas. Se trata de una edición limitada que se puede adquirir, junto a otras de sus obras, en su web.

¿Qué proyectos tienes en curso?

Varias cosas. He regresado a Francia hace un año, y he empezado una newsletter que se llama Moonletter porque se manda cada luna llena. Su propósito es entender que la creatividad es un motor de conexión social y de conexión a sí mismo. Es algo que yo puedo experimentar, a todos los niveles y creo que muy importante vehicular esta idea en una sociedad en la que estamos muy conectados a nuestras pantallas, pero cada vez más desconectados de nuestro ser y de quienes nos rodean. Se llama la Cité Poetique y es bastante política, pero es que la poesía es política. También estoy con el dúo creativo con Pavel Amilcar, con nuestro proyecto Andanzas que surgió para celebrar los diez años que llevamos juntos en la vida y en el escenario. Yo no sé lo que él va a tocar y él tampoco sabe qué texto voy yo a leer cuando subo al escenario y esto se nutre mucho de la energía que nos ofrece el público en el momento, y de la que sentimos nosotros también a la vez. Se basa mucho en las emociones y creo que eso es una urgencia ahora en nuestra sociedad: conectar con nuestras emociones, no las que queremos mostrar por las redes sociales o cuando estamos con otra gente, sino lo que realmente sentimos. También estoy con un proyecto muy lindo que se llama Food rituals, que son cenas temáticas con performances, donde a través de la gastronomía se pretende conectar con la naturaleza humana, con sus hábitos. Y, por último, una parte muy importante para mí: el grabado. Desde hace unos meses soy parte de un proyecto de cincuenta mujeres artistas en Francia, que nos apoyamos mucho con creación, con cursos… Nos apoyamos mucho para dar visibilidad a nuestro proyecto para aumentar ventas. Y es muy lindo, porque el mundo del arte siempre ha tratado con invisibilidad a las mujeres y así tenemos más fuerza para alzar la voz y mostrarnos.

¿Cómo llegó a ti este cambio, de letras a este arte más específico, más objetual?

Empecé con una exposición en Paris en 2010, con mi texto interactuando con artistas visuales y haciendo como instalaciones. Cuando me trasladé a Barcelona, continué investigando con otras técnicas. Desde hace tres años estoy profundizando con técnicas con el grabado, que me permite investigar la pintura. Yo no soy pintora, aunque me hubiese gustado. De hecho, acabo de instalar mi propio taller de grabado en Francia.

¿Cómo explicas o describes tu arte? ¿Qué te gustaría transmitir o conseguir con él? Sobre todo, después de este compendio de técnicas y recorrido.

Claramente, reivindico mi ser mujer. También intento tener un discurso comprometido en paralelo a una estética. No podría hacer un arte estético pero que no fuese comprometido y tampoco a la inversa, un arte comprometido que no fuese estético. Siempre intento buscar una belleza comprometida.

Obra de Carine donde se aprecia el valor que da a la palabra y a la estética

El tema musical está siempre muy presente, y lo está también en el amor. ¿Ha marcado un antes y un después en Carine?

Bueno, yo empecé a estudiar piano con cinco años. Y el piano era para mí como el amigo que siempre te escucha y al que puedes contar todo, tus alegrías y tus tristezas. Y luego tuve muchos amigos músicos, y conocí a Pavel y fue como una ofrenda de la vida, porque me permitió integrar totalmente la música en mi vida, porque incluso había dejado un poco de lado el piano. Fue Pavel el que me invitó a subir por primera vez a un escenario hace diez años. Es el destino, que llegó a mi vida.

¿Fue con él que pasaste de estar detrás a pasar a estar al frente, en un escenario?

Bueno, siempre me gustó, y creaba espectáculos de pequeña. Siempre quise subir al escenario, y siempre de fiesta con amigos era la que hacía estas cosas, pero a nivel profesional fue Pavel quien me empujó y me abrió el espacio que el tenía en el escenario para que yo pudiese leer mi poesía en voz alta y eso no me había sucedido antes.

Carine Valette y Pavel Amilcar, pareja en la vida y en el arte.

¿Qué dificultades encuentras en su expresión y divulgación? ¿También por el hecho de ser mujer?

Realmente sí, he encontrado dificultades. Sobre todo en mi entorno. He crecido en un entorno burgués en el que los hombres han admirado y respetado a las mujeres, pero siempre y cuando se mantuviesen en ese lugar secundario en el que la Historia las ha instalado. Es cierto que se está evolucionando, pero todavía hay esta discriminación. En todo caso, yo no lo vivo como un obstáculo. Son mis dificultades técnicas las que considero mis obstáculos y es por ello que continuo formándome siempre para superarlas y así poder dar salida a las necesidades expresivas de mi interior.

Entonces, ¿ahora por dónde estás bebiendo?

Sigo con la técnica del grabado. Me compré una prensa y estoy investigando por mi cuenta, que esto es fundamental. Tomar mi tiempo de soledad y probar, probar, probar. También sigo con el Taller de la madriguera de Paula Bonet, y tengo el proyecto de ir a Chile, que allí hay muy buen taller de grabado, y creo que en poco voy a volver a formación de teatro corporal. O un máster de Sociología o Literatura, todavía no lo sé bien. Escuchar a mi corazón para ver a dónde me lleva.

¿Cómo te ves o te gustaría verte en el futuro?

Es muy difícil esta pregunta también.

Pues todavía te queda contestar a la primera pregunta (risas de ambas).

Pues me veo como una mujer que logró superar una endometriosis profunda. Me veo con compromiso conmigo misma. Hace catorce años que vivo con esta enfermedad y convivo con esta especie de maestra que me lleva a un camino más sabio. Me veo investigando lo máximo y quizás dando clases en la universidad, quién sabe.

Carine tras su operación a raíz de la endometriosis en 2017.

Y ahora, ¿ya me contestarías a la primera pregunta?

Soy… una mujer como muy entera que tiene una fobia al conflicto y que también está demasiado impactada por las actitudes y las palabras de los otros. Y esto me hace caer, porque soy muy sensible y me afecta mucho. Tanto la mirada como las palabras de los otros. Pero soy bastante solar. Creo que es divertido vivir conmigo, porque no me gusta lo cotidiano y siempre estoy inventando nuevas formas de vivir. Y luego soy una persona que me quejo mucho de mí misma.

Carine transformando el dolor en arte, en la performance que relata su vivencia de la enfermedad de endometriosis.

Más información:

https://www.carinevalette.com/

https://www.lacitepoetique.com/

http://welovewords.com/documents/quand-dira-t-on


Isabel Llanos es una polifacética artista leonesa de amplia formación y ejercicio en muy diversos campos profesionales. En su faceta periodística ha participado y participa en muy diferentes medios, ligados a temas tan variados como su propia formación y ejercicio profesional le permiten, a lo largo y ancho de toda la geografía españolas, siendo parte activa en la creación del Decálogo sobre tratamiento informativo de las noticias sobre violencia de género impulsado por la Regidoria de la Dona y el Col.legi de Periodistes de Catalunya. Ha publicado numerosos textos docentes y formativos en diversas materias, mientras desempeña su labor como docente para diversas universidades e imparte conferencias y talleres especializados para empresas e instituciones. En la faceta más creativa, con una amplia formación en diversos estilos y géneros, sus textos aparecen editados en diferentes publicaciones colectivas, preparando en estos momentos su primer poemario en solitario que saldrá a lo largo de este año.

Tiene también una amplia experiencia en el mundo del teatro, donde tras una continua e intensa formación con diversos/as protagonistas del mismo a nivel nacional e internacional, ha escrito diferentes obras que ha llevado a escena, además de su trabajo como actriz tanto en teatro como en cine. También forma parte de los colectivos artísticos Prostíbulo Poético (desde 2015), con quienes ha actuado en España y Reino Unido, Teatre del Límit (ganando el Festival Croquis 2017), #amíNOmecallas (denuncia artística), Erráticas, girando por todo el país con el espectáculo Fuga en mí menor (poesía escénica) en 2017 y Labios de papel (poesía en femenino). Ha participado en numerosos recitales poéticos. En 2018 funda la sede en León de la red internacional Hors Lits.

(Para más información, acudir a sus redes sociales )

Twitter @Isabel_Llanos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s