Isabel Romero Arias, WOMANI, una de las mujeres más influyentes de las finanzas islámicas de todo el mundo.

Por María Pizarro

Sección: Desde lugares que también existen

Miércoles, 23 de febrero. 2022

Isabel Romero Arias, una de las mujeres más influyentes de las finanzas islámicas en todo el mundo.

Isabel Romero Arias (Madrid, 1957) es la Presidenta de la Junta Islámica de España, directora (CEO) del Instituto Halal, responsable de la comisión halal de la Comisión Islámica de España. En 2010 participó invitada por el ex presidente Barak Obama en la Entrepreneur Summit Leadership, en Wadhington, siendo “alumni” de esos programas de emprendimiento hasta el día hoy, promovidos por el Departamento de Estado. Desde 2021 es miembro del Patronato del Foro Islámico Económico Mundial (WIEF), además de una de las mujeres más influyentes de las finanzas islámicas de todo el mundo (WOMANi). El pasado año 2021 y a pesar de la pandemia, Isabel Romero impulsa la creación de la FUNDACIÓN LAS FUENTES, de la que es presidenta, centrada en la educación en diversidad, y la recuperación y difusión del Patrimonio Islámico en España y Europa. Colaboradora de la red internacional Inspiring Girls, dando charlas motivacionales a chicos y chicas en centros docentes, especialmente de secundaria y bachillerato.  Vive en una casa en Encinarejo (Córdoba) rodeada de olivos, donde he tenido el gusto de estar y de conocer los pintorescos instrumentos de World Music de todo el mundo que toca su esposo, Kilema, un músico de Madagascar. Cuando conocí a la pareja pensé que su esposo también era musulmán, pero no, Isabel se convirtió en musulmana ella sola. Tienen dos hijos, que cuando los conocí al menos uno jugaba a baloncesto y otro al fútbol.

M.P. Tienes una linda familia Isabel, aunque tu madre, desgraciadamente ya no está con vosotros.

I. R. Muchas gracias, por desgracia perdí a los principales miembros de mi familia en un corto espacio de tiempo, mi padre, mi única hermana y unos pocos años después mi madre. Es una orfandad que te acompaña el resto de tu vida y te posiciona en la primera línea de salida, sea cuando sea. Una de las tareas de esta vida es aceptar la muerte como parte de ella, y los que somos creyentes intentamos tenerlo presente.

M.P. ¿Ha sido difícil para ti, practicar tus creencias y compaginarlo con tu familia, con tus hijos especialmente?

 I.R. En absoluto. En mi casa hemos vivido todos bajo el principio de respeto y la libertad de conciencia. Sin esta premisa no es posible ni la libertad ni la colaboración. No solo no ha sido un obstáculo, sino que es de hecho una ayuda inestimable a todo lo que llevo adelante en la vida y que de una forma u otra está relacionado con mi espiritualidad.

A mí me educaron  en el catolicismo de la España franquista sin opción de elegir, y he tenido que realizar una larga travesía para poder tener claro donde se ubica mi vida espiritual, mi visión trascendente de la vida y por ello me pude identificar con el Islam.

M.P. ¿Podrías explicar a nuestras lectoras y lectores qué es la Junta Islámica, el concepto halal, y a qué se dedica el Instituto Halal con sede en Córdoba, y cuál es tu función como directora?

I.R. Bueno voy a intentar ser breve, pero la pregunta da para unos cuantos párrafos. La Junta Islámica es una de las entidades religiosas islámicas surgidas en los años 80, tras la aprobación de la Constitución Española, la Ley Orgánica de Libertad Religiosa, la declaración del Islam como religión de Notorio Arraigo en España (más de ocho siglos de presencia e influencia en la tradición espiritual de nuestro país, con huella profunda en la historia, la cultura, la ciencia y la trascendencia, con pensadores relevantes como los cordobeses Ibn Mazarra, Averroes, el murciano Ibn Arabí y una larga lista de sabios en todos los campos de la ciencia, la medicina, astronomía, entre otros) y que la democracia vino a reconocer y comenzar a restaurar en nuestra memoria histórica, aunque por desgracia aún queda mucho por hacer. En 1992 Junta Islámica compuesta mayoritariamente por españoles que se reconocen musulmanes, impulsa la aprobación de una Ley conocida como Los Acuerdos de Cooperación entre el Estado y la Comunidad Musulmana (Ley 26/92) en cuyo contenido de 14 artículos se recogen el conjunto de derechos de los ciudadanos musulmanes para practicar el islam con plena libertad. https://www.boe.es/eli/es/l/1992/11/10/26

Sello que acredita un producto como «halal»

El artículo 14 de esta ley reconoce el derecho de los y las musulmanes/as a vivir y alimentarse con arreglo a las normas islámicas, lo que se conoce como alimentos, productos y servicios HALAL, que se define como todo aquello que es bueno y permitido. Me gusta contar que en el castellano actual tenemos una palabra que aún proviene del término halal, que es “jalar” que según la RAE es “comer con mucho apetito” y también existe su contraria el HARAM, que significa lo que es peligroso, contraproducente o por ello prohibido, y también tiene su huella en nuestro castellano actual “Jarana” que la RAE define como “Ruido o alboroto de gente reunida que se divierte y puede reñir o cometer excesos”. Para intentar dar cumplimiento al artículo 14 de la Ley 26/92, Junta Islámica crea el Instituto Halal, que a lo largo de estos 20 años, ha ido evolucionando y profesionalizando una entidad de certificación de calidad halal, y cuyo principal aporte ha sido el de abrir un nuevo mercado a las empresas españolas y sus exportaciones a multitud de países, gracias al certificado halal que emitimos bajo nuestra Marca de Garantía Halal de Junta Islámica. Mas de 500 industrias de todo tipo en España exportan sus productos a 130 países con un volumen de negocio de más de 5 mil millones de euros. El Instituto Halal comenzó su internacionalización en 2016 y hoy estamos presentes en México, Paraguay, Cuba, República Dominicana, etc.

Mi papel en estos momentos en Junta Islámica y en el Instituto Halal es de colaborar en la consolidación de sus equipos directivos garantizando un relevo natural en ellos, y doy gracias a Dios por los magníficos/as colaboradores/as de los que me he podido rodear, muy cualificados y con muchos años por delante para garantizar un gran futuro.

M.P. Cuando te propuse esta entrevista, y aceptaste con agrado, me comentabas que siempre es bueno que se visibilice a las mujeres. Tú te encuentras entre las 500 mujeres empresarias musulmanas más influyentes del mundo según el ranking Womaní 2021, ocupando la posición 16 de ese ranking.  Este reconocimiento, por cierto, lo has conseguido por vez consecutiva en los últimos 3 años, con ascenso desde 2019. ¿Podrías explicarnos de qué trata esta relación? ¿Qué importancia tiene este reconocimiento para ti?

I.R. La verdad que estoy muy agradecida a la consultora Cambridge en Reino Unido que hace 4 o 5 años inicio este ranking con el objetivo de visibilizar a las mujeres que en todo el mundo ocupan un papel destacado en la economía y las finanzas islámicas. Las mujeres musulmanas, en especial en contextos occidentales cargamos con los estereotipos de ser mujeres atrasadas, sometidas, e invisibles en muchos campos, pero en especial en el mundo de los negocios, tradicionalmente ocupados por los hombres, por este motivo visibilizar a las mujeres en cualquier ámbito es muy importante. En Junta Islámica una de nuestras líneas de trabajo desde su fundación, es promover la igualdad de género en todos los ámbitos de la práctica islámica, que como en otras tantas vertientes de la vida, se ha visto afectada por el patriarcado.

Os comparto el link para quien tenga curiosidad por ver el perfil de las mujeres que aparecen en el ranking y el altísimo nivel de muchas de ellas, y destaco en especial las mujeres del sudeste asiático, en el que aparecen presidentas de bancos centrales y altos cargos de importantes empresas multinacionales de estos países. https://drive.google.com/file/d/1m1DPHlvZMCn3vvCggW8BohQW-XpBkXku/view?usp=sharing

M.P. ¿Qué es ser musulmán o musulmana en occidente? ¿Existen estereotipos que perjudican esta identidad? ¿Qué papel ocupan los medios de difusión?

I.R. Sobre la primera pregunta, debería ser algo tan normal como ser cristiano o judío o ateo. En todas las constituciones de Europa se reconoce la libertad de conciencia, aunque existen, por muy diversas razones, posiciones anticlericales, no solo hacia la iglesia católica, sino ante el hecho de tener una espiritualidad trascendente. Algunos países como Francia han entendido el laicismo como una religión de Estado, o contra las confesiones, y han montado una dictadura en los espacios públicos que vulnera claramente la libertad de conciencia, además de las de expresión y manifestación pública de tus convicciones. Cualquier estado tiene la obligación de garantizar un marco de convivencia desde el respeto, y las confesiones también se deben a ese marco de respeto y convivencia. Existe una gran confusión entre la moral privada y la pública. Yo puedo tener una serie de principios y tengo todo el derecho del mundo como ciudadana a que se respeten, pero en ningún caso puedo pretender imponer esos principios al conjunto de la ciudadanía. Creo que en muchos aspectos y fruto del populismo y los radicalismos de todo tipo hay un empeño en imponer unas visiones morales sobre otras. En democracia hay leyes que nos afectan a todos y todas, y otras que se desarrollan para dar cabida a minorías, que no son de obligado cumplimiento para el  conjunto de la población. Leyes como la eutanasia, el matrimonio homosexual, el aborto, etc. Son leyes que responden a demandas de amplias capas de la población y que corresponde a la moral privada de cada uno utilizarlas o no, al no ser obligado su cumplimiento.

En resumen, sí hay dificultades para ser musulmán o musulmana en occidente y lo conecto con la segunda y tercera pregunta:

Hay el ESTEREOTIPO que se ha ido construyendo en las últimas década por muy diversos motivos: la existencia real de islam político (islamismo radical o extremismo) y por supuesto el terrorismo internacional. El desconocimiento sobre el islam reciente en la órbita europea ha favorecido que tanto los medios de comunicación como muchos líderes políticos y sociales hayan señalado al islam y por ende a los musulmanes como la principal amenaza de occidente, y hay que reconocer que les ha ido bien, pues muchas personas que han permanecido ocultas durante décadas sobre las ideas del supremacismo, han utilizado estas corrientes minoritarias del islam en favor de sus postulados, y han “pillado desprevenidos” a la gran mayoría de los musulmanes del planeta que en muchos casos no han sabido reaccionar a tiempo para dejar claro que esas visiones radicales e incluso violentas no están reconocidas como lícitas dentro del islam tradicional.

Junta Islámica fue la primera entidad religiosa islámica en el mundo que en 2005 emitió un dictamen jurídico islámico (fatua) situando a los violentos fuera del Islam. Esta fatua ha sido traducida a prácticamente todos los idiomas importantes del planeta, y seguida por otras similares en todos los países de mayoría musulmana. El Corán es claro “…quien mate a un ser humano inocente, será como si hubiera matado a toda la humanidad; y quien salve una vida, será como si hubiera salvado la vida a toda la humanidad..” (Se puede consultar la fatua en la página www.verislam.com)

Los medios de comunicación cada vez menos profesionalizados y menos especializados han tenido una parte importante de responsabilidad en señalar al islam y a los musulmanes en general como una amenaza comunitaria. Esto junto con políticas de segregación y marginación han motivado esa construcción de un estereotipo que pesa sobre cualquier persona que se manifieste como musulmana.

M.P. Fuiste vicepresidenta de la Plataforma Ciudadana contra la Islamofobia, no sé en la actualidad.  El islam para mí es un gran desconocido, debo reconocerlo. No es mi postura, pero hay quienes no conocen y además no respetan ¿No es hora ya de diferenciar el islam del radicalismo?

I.R. Creamos la Plataforma Ciudadana contra la Islamofobia en 2015 cuando vimos el crecimiento del odio consciente e inconsciente hacia el islam y los musulmanes, y vimos que esa persecución mediática y social venía en definitiva a reforzar los argumentos de los radicales, especialmente entre los más jóvenes, hijos de migrados que ya han nacido o han crecido aquí y que sus referencias socioculturales son similares a las que vive cualquier otro joven en nuestro país. Se vive lo que he definido como el “síndrome de las habitaciones de cristal”. Los jóvenes son españoles, han asistido a las escuelas, institutos y universidades, se ha preparado en cualquier disciplina o ámbito laboral, y no consiguen encontrarse “en su país” por el hecho de ser descendientes de personas que han tenido que migrar en la década de los 90 buscando una vida mejor para ellos y sus familias, y perciben que la sociedad no les trata de igual forma que al resto de los jóvenes, limitando sus posibilidades de progreso y desarrollo social. Viven aquí, comparten los mismos espacios sociales, pero se sienten atrapados en sus habitaciones de cristal, en las que puedes ver la sociedad pero hay algo que les impide interactuar como cualquier otra persona. Esto se hace especialmente duro en el caso de las mujeres musulmanas que optan por usar hiyab, (pañuelo tradicional islámico), siendo connotadas negativamente por ello y reforzando aún más el estereotipo sobre nosotras.

Una propuesta de intervención cívica contra actos de islamofobia

En estos momentos estamos trabajando en el tema de la islamofobia desde nuestra fundación, pues detectamos que algunas entidades musulmanas estaban haciendo un uso negativo del concepto de islamofobia, y por este motivo decidimos que era mejor abordar el fenómeno desde una perspectiva científica y analizar los informes oficiales que se realizan cada año en España y en Europa, también en la OSCE.

Desde el otoño pasado formamos parte del grupo de sociedad civil que colabora con el Ministerio del Interior en la Comisión que combate los delitos de odio en España, trasladando iniciativas para mejorar la convivencia y defender a las víctimas de delitos de odio por intolerancia religiosa.

Un libro que ahonda sobre la presencia de la mujer en el Corán.

M.P. Como nuestra publicación tiene un matiz feminista, me interesa trasladar tu visión de la mujer en el Corán. ¿Las mujeres musulmanas han superado las desigualdades? ¿Podemos decir que existe la interpretación patriarcal del Corán?

I.R. Cómo antes te avanzaba por supuesto que hay una interpretación patriarcal y machista del Corán, por este motivo existen mujeres y grupos de investigación que realizan exégesis coránica en todos los aspectos relacionados con la mujer en la Revelación, así como en los dichos o comentarios del Profeta Muhammad (hadices). En nuestro caso hemos impulsado la celebración de cuatro congresos internacionales sobre feminismo islámico y hemos colaborado en la publicación de algunos textos de exégesis, como el de mi querida colega Carmen del Río sobre “La mujer en el Corán” publicado por Almuzara. En estos momentos estamos en la fase de correcciones de la nueva publicación de esta misma autora que verá la luz a lo largo de 2022.

M.P. Nunca te he vito con hiyab ni con otra prenda similar ¿No es cómodo para ti o existen otras razones? ¿Qué opinas de la prohibición de su uso, como por ejemplo ocurre en Francia en las escuelas o en los centros de trabajo en Alemania?

Yo elegí no utilizarla en nuestro contexto sociocultural, pues valoré que su uso en minoría produce el efecto contrario a lo que supuestamente se pretende con ello, la protección de las mujeres que dejan claro públicamente su posición religiosa. Aquí se mira más en la calle a una mujer velada que a una sin velo, y eso es lo que yo he intentado evitar. Pasar inadvertido es una bendición con los tiempos que corren (lo que aquí se llamaba ser del montón). Por otra parte existe un debate abierto sobre su obligatoriedad por ser musulmana. Ese es uno de los trabajos de exégesis que ha realizado nuestra compañera Carmen del Río aunque te puedes imaginar que el debate no es sencillo. En el caso de que existiera esa obligación, en ningún caso sería solo para las mujeres, sino también para los hombres.

En muchos países de mayoría musulmana, donde su uso no es obligatorio, las mujeres optar por llevarlo por muy diversos motivos, pero está demostrado que las protege de agresiones sexuales, por poner un ejemplo.

En mi caso estoy muy cansada de que el único debate que existe al hablar de una mujer o las mujeres en general sea lo que nos ponemos o nos quitamos. Isabel Romero.

En mi caso estoy muy cansada de que el único debate que existe al hablar de una mujer o las mujeres en general sea lo que nos ponemos o nos quitamos. En mi generación criada en una España mojigata y conservadora, hubo que quitarse ropa para romper con esa moral obsoleta que siempre utiliza a las mujeres como medida de la moral de los hombres y de la sociedad. Ahora estamos viviendo la otra cara de esa reivindicación, y si no vas muy destapada y enseñas hasta lo que no quieres, no eres una mujer libre. Nueva vuelta de tuerca del machismo. Siempre voy a defender que las mujeres nos pongamos o quitemos lo que nos de la real gana, y si a una mujer la obligan a cubrirse en contra de su voluntad, defenderé su libertad y si por el contrario la obligan a descubrirse sobre un falso argumento de liberación, pues defenderé su derecho a ir cubierta o como quiera. Los límites en el espacio público para hombres y mujeres son claros: poder ser fácilmente identificable, nada más. Resulta curioso que en España donde existen gran cantidad de centros de educación concertada en primaria y secundaria, tanto públicos como privados, existan religiosas que van veladas y nadie manifiesta ningún problema al respecto, pero si hay una profesora de educación religiosa islámica en cualquiera de esos centros, tal y como lo ampara la Ley 26/92, nos encontramos con claustros de padres y profesores poniendo el grito en el cielo por ello, o directamente impidiendo que las adolescentes puedan usar su hiyab en el interior del centro de formación.

Queda mucho trabajo por hacer y no solo de puertas afuera, sino también intracomunitarias, y ahí estamos para seguir trabajando en todo ello.


María Pizarro (Córdoba). España

Poeta y actriz.

Licenciada en Arte Dramático y Experta Universitaria en Criminología, dedica al trabajo actoral y a la poesía mucho del tiempo que le deja libre el ejercicio de su trabajo habitual

Entre su obra poética podemos encontrar parte de sus versos publicados en Caja de retratos (Ed. Detorres, 2017), Miembro fantasma  (Editores Florentinos, 2015) y Lyrica 75 (Ed. Fragua de metáforas, 2011), así como en diversas antologías y revistas digitales con las que colabora tanto en España como en América. Miembro fantasma, cuenta con una edición bilingüe árabe-español, que fue presentada en la 1ª Feria del Libro Hispanoárabe, organizado por el Circulo CIHAR, y recibió el galardón Solienses 2016, que premia el mejor libro editado en el año anterior.

Le gusta mostrar su poesía desde la oralidad a través de numerosos recitales por todo la geografía española, como las diferentes ediciones de Cosmopoética (el festival literario y artístico que se viene celebrando anualmente en Córdoba, España, desde 2004), en las que combina su faceta poética con la de actriz.

Actualmente coordina el Festival de poesía y arte “Grito de Mujer” y su correspondiente antología digital “Quejío, Córdoba con Grito de Mujer”.

3 comentarios en “Isabel Romero Arias, WOMANI, una de las mujeres más influyentes de las finanzas islámicas de todo el mundo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s