KONSTANTINA TITKOVA. LA MUJER CONSTANTE

Por Isabel Llanos

Sección: Inspiratrices

Sábado, 15 de enero. 2022

Konstantina Titkova. (Archivo de la protagonista)

De Plovdiv (Bulgaria) a Barcelona, el viaje de esta extraordinaria mujer podría constituir un guion de cine al que, sin duda alguna, tildaríamos de exagerado, estereotipado e incluso tópico. Niña de zona rural, cuidaba una pequeña oveja y soñaba con una vida mejor lejos de las carencias de su infancia. Me cuenta que eran tan pobres, pero tenían tanto amor, que recuerda haberse despertado de pequeña en una cama rodeada de muñecas y juguetes que sus padres habían colocado a su alrededor, y que recogían en la calle para que cuando abriese los ojos creyese en la magia.

A sus 36 años, esta mujer, formada en Arte Dramático (Nanci Tuñón) y Teatro Musical (Coco Comín)  ha trabajado de actriz en series como Aida, Dime quién soy, obras de teatro como Cloaca (Sala Versus, Barcelona), creadora y perfomer de piezas como Sin colorantes ni azúcares añadidos, ha fundado diversos colectivos artísticos como Burdel del Arte o #amíNOmecallas, trabajado como gogo y bailarina, ha hecho giras durante cinco años  como integrante del grupo Son pasión con los que grabó un hit del verano en 2008, es dobladora en diferentes lenguas, ha presentado distintos programas televisivos, imparte talleres de crecimiento personal y empoderamiento femenino y, recientemente, ha publicado su primer poemario Besada por el diablo (Círculo Rojo).

Una jovencita Konstantina muestra el disco que incluía los temas de su grupo musical, como hit del verano.

Si hay algo que me ha enseñado esta gran mujer es a luchar, a no tirar nunca la toalla, a reinventarse una y mil veces en un mundo que la empuja a un rol estereotipado y limitante: una bonita y exuberante mujer del Este. Y, tal y cómo le pasaba a la inspiratriz Silvia Albert a causa de su raza y su negritud, ella se rebela contra los papeles interpretativos que asientan aún más esta discriminación. Y Konstantina se ríe. Siempre una sonrisa de ilusión en la mirada azul que guarda tras de sí una infancia hostil en la que primero acompañó a sus padres como inmigrantes buscándose sustento, perdió temprano a su madre, fue criada por su abuela y vino a España siguiendo los pasos de su hermana, sin conocer la lengua y sin recursos. Sus primeros tiempos en Barcelona, apenas dormía tres horas para poder trabajar y pagarse las clases de interpretación y danza.

Una de las obras de teatro en las que ha participado.
  • Con toda esta trayectoria a pesar de tu juventud, si tuvieses que definirte ¿quién es Konstantina Titkova?
  • Eso me llevo preguntando desde hace 36 años y cada día la respuesta es diferente, porque cada día uno se hace más grande. Más grande en sueños, más grande en vivencias, más grande en tomar decisiones…. Es una mujer que fue chica y desde entonces, sueña y sueña y sueña. Y, si bien hay muchas personas que sueñan en la vida, no se lo creen, y trabajan en algo que no les gusta, y no le ponen mucha magia, sólo está en la cabeza. Y Konstantina Titkova eligió la acción, porque no tuvo otra opción, porque se asusta de lo cotidiano lo bonito de mí es que sé parirlo y ponerlo en el mundo.
  • ¿Y cómo fue tu camino?
  • Vine con 18 años en España. Es cierto que en las entrevistas digo que vine para estudiar Arte Dramático y cumplir mi sueño, pero, la verdad es que un día me desperté y dije no puedo seguir aquí, necesito irme. Y no sabía realmente hacía donde iba a ir. No es como llegar y tener un objetivo en la vida.
  • Pero ahora sí los tienes.
  • Pero en aquel entonces no era así. Yo era de las personas que soñaba, pero sólo soñaba. Entonces mi padre me dijo que me ayudaría a estudiar lo que quisiera. Pero finalmente sólo lo hizo los dos primeros meses. Quería hacer de padre, no lo había hecho nunca, y le quedaba grande. Y yo tuve que hacer frente al pago de las dos escuelas en las que estaba matriculada, y eso era imposible con un sueldo normal y vivir en Barcelona. Así que, cuando una compañera me habló de que había una Sala de fiestas que buscaba bailarinas, y yo me presenté y comencé a trabajar. Pero era todas las noches. Así que yo trabajaba toda la noche, dormía un poco, iba a clase de teatro musical, ensayaba las clases y los textos de teatro de la escuela. Y así durante tres años. Y como en la escuela de teatro musical mis mejores calificaciones estaban en teatro y una compañera se presentaba a las pruebas de ingreso, yo me puse a investigar y me presenté también. Así que mi horario era de siete de la tarde a cinco de la mañana y luego irme a Cornellá, que era donde vivía, e iba agotada.
Su grupo musical en sus más jóvenes años
  • Y esto sin saber idiomas.
  • Cierto. Yo cuando llegué aquí no hablaba castellano ni catalán. Pero siempre he tenido facilidad para las lenguas. Y además veía muchas series en español: Un paso adelante, Mis adorables vecinos, Los Serrano… De hecho, en la escuela de teatro, me querían pasar a un grupo de catalán donde todos eran extranjeros y yo no quise. Y en seis meses conseguí hablarlo. No sabía la gramática, pero era capaz de expresarme. Mi profesora se reía porque decía que empezaba la casa por el tejado, pero se rindió a mi testarudez. Y, además, en paralelo, me apunté a clases de dicción en castellano para perder el acento extranjero que me condicionaba los roles. También estudié canto, porque desde pequeña pensaba que una actriz que bailase y cantase, sería completa.
  • ¿Y cómo lo compaginaste?
  • Pues yo soy como mi nombre. Muy constante. Así que lo único que pude hacer fue quitarme algunas asignaturas de teatro musical, pero seguir con las dos formaciones y el trabajo. Uno de mis profesores no imaginaba que pudiese aguantar con el ritmo, sobre todo teniendo en cuenta que había alumnos a los que los padres pagaban los estudios y solo se dedicaban a esto. Cuando acabó el curso, me sacó delante de todos para darme las gracias porque le había enseñado lo que había de verdad detrás del arte, esa resistencia, ese sacrificio, ese compromiso, con la entrega a la profesión y a salir adelante. Sin embargo, al terminar los estudios sentí que me faltaba algo.
  • ¿Qué te faltaba?
  • Notaba que me faltaba la parte espiritual del arte. Y justo encontré una paisana mía, como coach. Y que justo daba una formación en creación. Y yo sólo pensaba ¡otro año más sin dormir! Pero lo quise intentar, porque ella hablaba de la verdad, de conectar con su propio centro. Y fue mi despertar. Creé mi primer espectáculo Sin colorantes ni azúcares añadidos, conocí artistas maravillosos, me encantó aprender de los procesos de los demás. Ahí es dónde me cambio la calidad del trabajo y tuve claro hacia donde quiero dirigir mi arte.
  • ¿Y cuál es?
  • Lo que he visto es que el arte te da mucho, pero también te exige muchos sacrificios. Perdí a mi pareja después de nueve años, porque cambié mucho y decía que no me reconocía. Pero lo que tuve fue un despertar muy verdadero, encontré mi verdad de artista y mi verdad como persona. Yo saqué todos mis demonios y los tomé para hacer algo bonito. Y es que es muy difícil que te entiendan. Que estés tu sola creando e implicándote a todos los niveles para montar algo que puede que no le interese a nadie, pero sin embargo estás ahí, es lo único que sabes hacer y es un hermoso sacrificio. Nada que ver con la imagen bohemia de quien no da un palo al agua. Al revés. Yo creo que el artista es el que más trabaja y se implica a lo largo de su vida más que en cualquier otra profesión. Y yo toda la vida he vivido de mi arte. Es más, nunca he sentido ninguna falta de respeto por mi trabajo como bailarina en la noche, que sí he sentido y padecido comportamientos inadecuados por directores de casting, de teatro o de cine, de los que también he recibido propuestas desagradables.
  • ¿Cómo llegas a impartir talleres? ¿Cuándo cambiaste de formarte a querer compartir con los demás? ¿De estar hacia dentro en ti, a ayudar a otras personas?
  • Pues es que es demasiado cómodo ser alumno. Dejarte en las manos de otra persona. Hablando con mi mentora, me dijo que con todo lo que yo había vivido, con todo lo que me había formado, era el momento de ser generosa y compartirlo y que siempre se me ha dado bien conectar con las personas. Me dijo que si me lo quedaba dentro iba a padecer una indigestión, porque el compromiso del arte está en compartirlo.

Ciertamente, he asistido a una sesión de sus talleres. He visto cómo tiene las capacidades para quebrar las corazas, los miedos y las inseguridades de las mujeres que participan, y cómo salen renacidas e inician un nuevo camino. Ese es su verdadero arte. A veces uno ignora cómo se trazan las herramientas que nos van permitir cumplir la misión con la que hemos venido. Konstantina está en ello. Sigue evolucionando y creciendo de una manera generosa y muy, muy consecuente.

Links:

@konstantitkova

https://www.imdb.com/name/nm4941939/#actress

Canal Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCJxEs-FncqNGpnrB-9CVK6A


Isabel Llanos es una polifacética artista leonesa de amplia formación y ejercicio en muy diversos campos profesionales. En su faceta periodística ha participado y participa en muy diferentes medios, ligados a temas tan variados como su propia formación y ejercicio profesional le permiten, a lo largo y ancho de toda la geografía españolas, siendo parte activa en la creación del Decálogo sobre tratamiento informativo de las noticias sobre violencia de género impulsado por la Regidoria de la Dona y el Col.legi de Periodistes de Catalunya. Ha publicado numerosos textos docentes y formativos en diversas materias, mientras desempeña su labor como docente para diversas universidades e imparte conferencias y talleres especializados para empresas e instituciones. En la faceta más creativa, con una amplia formación en diversos estilos y géneros, sus textos aparecen editados en diferentes publicaciones colectivas, preparando en estos momentos su primer poemario en solitario que saldrá a lo largo de este año.

Tiene también una amplia experiencia en el mundo del teatro, donde tras una continua e intensa formación con diversos/as protagonistas del mismo a nivel nacional e internacional, ha escrito diferentes obras que ha llevado a escena, además de su trabajo como actriz tanto en teatro como en cine. También forma parte de los colectivos artísticos Prostíbulo Poético (desde 2015), con quienes ha actuado en España y Reino Unido, Teatre del Límit (ganando el Festival Croquis 2017), #amíNOmecallas (denuncia artística), Erráticas, girando por todo el país con el espectáculo Fuga en mí menor (poesía escénica) en 2017 y Labios de papel (poesía en femenino). Ha participado en numerosos recitales poéticos. En 2018 funda la sede en León de la red internacional Hors Lits.

(Para más información, acudir a sus redes sociales )

Twitter @Isabel_Llanos

Un comentario en “KONSTANTINA TITKOVA. LA MUJER CONSTANTE

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s