Silvia Cuevas en el Filandón violeta

Por Pilar Escamilla

Sección: Filandón violeta

Lunes, 20 de diciembre. 2021

DECLARACIÓN DE INTENCIONES

Nos reunimos, charlamos, hilamos versos y somos libres. Somos mujeres, madres, tías, abuelas, hermanas, hijas, escritoras, amantes, trabajadoras, amas de casa, luchadoras, idealistas, soñadoras…

Nuestro hilo es la palabra, el verso nuestra arma y la lengua la artillería que usamos para defendernos.

Somos violetas. Y nos reunimos a tejer palabras con nocturnidad y alevosía. Quien nos quiera escuchar, que nos siga de cerca.

Sed bienvenidas y bienvenidos a esta nueva entrega de nuestro FILANDÓN VIOLETA.

***

Silvia sabe mirar, aunque sus ojos le duelan. La mirada de Silvia es honesta e inteligente, crítica y amorosa. Silvia te mira sabiendo cosas de ti que no sabe ni tu madre. Y eso es algo que la hace única. Observa la vida. Observa a las personas. Observa el mundo. Lo observa todo pero no como una observadora cualquiera y pasiva. No. Silvia es una observadora crítica que se pone en pie, levanta el puño y sale a la calle cuando algo de lo que eso que observa no se corresponde con lo que cree que debería ser. Silvia es una mujer increíble a la que sólo con escuchar hablar ya admiras.

Silvia es ESCRITORA. Con mayúsculas. Su obra no tiene límites. Escribe poesía y narrativa. Tiene una importantísima labor como investigadora y, además, es traductora. Pero ante todo Silvia es MUJER. Es una de las mujeres más hermosas que he tenido el honor de conocer, de abrazar, de escuchar y de admirar. Y porque todo lo que yo diga de ella se quedará corto, voy, como siempre, a empezar con una breve biblio-biografía.

© Pilar Escamilla

Silvia Cuevas-Morales

Silvia Cuevas-Morales (Chile, 1962). Escritora bilingüe y traductora literaria. En 1975 se radicó junto a su familia en Australia, cuya nacionalidad adoptó en 1983. Allí completó sus estudios secundarios y más tarde se licenció en Filología Hispanoamericana, completando un Máster en Estudios Europeos. Durante muchos años se dedicó a la docencia en varias universidades australianas. A finales de los noventa se radicó en Madrid donde trabajó en la editorial Vindicación Feminista y formó parte del consejo de redacción de la revista Poder y Libertad, además de colaborar con diversas publicaciones del ámbito feminista y trabajar como traductora literaria para el Grupo Planeta y Grupo 62 de Barcelona, entre otros.

Autora de los poemarios: Purple Temptations (1994); Al filo de la memoria / At Memory’s Edge (2001); Canto a Némesis: poemas de una extranjera (2003); Rodaré maldiciendo: poemas y arte callejero (2008); Poliamora (2010); Desarrelament y altres poemes / Desarraigo y otros poemas (2012); Pienso, luego estorbo… / Je pense, donc je gȇne… (2014) y Apátrida: Diario de un destierro/ Stateless: Diary of an Exile (2017). En narrativa ha publicado: Nanas lésbicas: para conciliar el sueño (2013) y El tren del miedo y otros relatos (2015). También ha publicado los trabajos de investigación: Diccionario universal bio-bibliográfico de autoras que escriben en castellano. Siglo XX (2003), Vínculos Teatrales (2003) y Diccionario de centenarias Ilustres: 100 mujeres que cambiaron la historia (2011).

Entre sus premios cabe destacar el “Grand Prix des Arts”, concedido por la Academia Orient-Occident, de Rumanía en el 2011, y el “Premio Participando Creamos Espacios de Igualdad”, en la categoría de Arte y Cultura, otorgado por el Consejo de las Mujeres del Municipio de Madrid, en el 2016. Sus poemas han sido publicados en más de una treintena de antologías en diversos países y traducidos a diversas lenguas.

Para saber más: Blog de Silvia Cuevas-Morales

***

A Silvia no hay que perderle la pista. Sus observaciones son siempre fuente de inspiración para reflexionar más, para tirar del hilo y no quedarte en casa con el culo pegado al sofá o  a tu silla. Leer a Silvia, escucharla y adentrarte en su persona consigue que salgas a la calle con ganas de cambiar, cambiar tú, y cambiar el mundo. Hace años escribí un pequeño texto que llamé: Yo quiero ser guerrera como Silvia Cuevas. Pues eso mismo. Silvia, la guerrera. Pero la guerrera desde el AMOR.

Deseo que esta breve entrevista os deje con ganas de conocerla más a fondo y de saber más de ella. Buscadla en las redes, en los libros, en las librerías, en las bibliotecas. Y si alguna vez podéis coincidir con ella, buscadla para hablar. Porque merecerá la pena.

¿Qué es para ti la poesía?

Para mí, la poesía es un género literario que me ha acompañado durante toda la vida, tanto como lectora, así como autora. Una compañera fiel en tiempos difíciles, una válvula de escape, un rayo de luz dentro de la oscuridad, una ventana para respirar cuando todas las puertas se nos cierran, y también como una herramienta para meditar y sensibilizar sobre ciertos temas que me han preocupado a lo largo de los años. Temas como el racismo, el machismo, la inmigración, la solidaridad entre los pueblos…

Para mí, la poesía, como digo en un poema publicado hace algunos años en Australia y del cual cito algunos versos: “… es arrancarse el hígado / vaciarse el corazón de un disparo. / Es desterrar los miedos y dar palos de ciego /en búsqueda del verbo que guíe nuestros pasos. (…) Es enterrar los dedos en el fango y en la llaga / hurgar en lo más hondo de nuestro odioso sexo. / Escribir poesía es el único grito capaz de redimirnos del suicidio /del pánico /del horror que corroe nuestros cansados huesos.”

La lectura de poesía es minoritaria, ¿cómo convencerías a alguien que dice que no le gusta la poesía para que se introduzca en su lectura?

Es curioso que me hagas esta pregunta  porque sin quererlo, soy consciente de que a través de las redes sociales, mis recitales y presentaciones, muchas personas me han dicho que antes no disfrutaban de la poesía porque sentían cierto recelo de no entenderla, o de que la consideraban un género difícil y tal vez algo elitista o pasado de moda. Creo que hoy en día, hay tantas y tantos poetas que han acercado la poesía al pueblo y algo muy meritorio, creo yo, a la juventud. Pienso que según cada persona, existen poetas con los que se podrán identificar si alguien les hace una recomendación adecuada. Siempre habrá que leer los clásicos y las diferentes corrientes dentro de la poesía pero tal vez para introducir a alguien que afirma que no le gusta, habría que comenzar por sugerirles poetas contemporáneos.

Eres una mujer guerrera. ¿Cómo integras tus reivindicaciones, con la poesía y con tu vida cotidiana y obligaciones personales? Debe ser complicadísimo 🙂

Gracias por el adjetivo que usas y que me dedicas en uno de tus poemas, querida Pilar. Como bien sabes, he sido, y sigo siendo una mujer comprometida con muchas causas sociales. No puedo apartar mis reivindicaciones de mi poesía aunque por supuesto, no toda mi poesía o narrativa es social. También he escrito sobre el amor e incluso el erotismo… Mis reivindicaciones forman parte de quién soy, de mi identidad y no puedo olvidar de dónde vengo, ni en mi trabajo, vida personal, o en mi obra. En el libro El arte de la poesía, Ezra Pound dice “que el poeta tiene una importante responsabilidad social porque moldea el imaginario de su tiempo”. Me gustaría pensar que mi poesía ha ayudado a moldear un poquito el imaginario de quienes me han leído y sin pecar de presumida, de quienes me lean en el futuro. Siento un compromiso ético con aquellas personas que no tienen voz, como pueden ser las y los inmigrantes, las personas que buscan refugio más allá de sus fronteras y que muchas veces mueren en el intento, las mujeres que han sufrido violencia de género en sus carnes y cuya voz ya se ha apagado para siempre…

¿Qué le dirías a alguien que empieza ahora en el mundo de la escritura poética?

Que lea, que lea muchísima poesía y de todos los tiempos y estilos. Que no tenga prisa en publicar. Es más, que ni siquiera se plantee publicar hasta que haya trabajado a fondo sus poemas. Que sea exigente consigo mismo/a. Que busque su propia voz. Que busque a personas afines con quien compartir poesía. Que no tenga pudor en pedir que otras personas lean y hagan una crítica sincera de lo escrito y que tenga la humildad para reconocer una crítica constructiva.

***

Silvia Cuevas Morales trae a su escritura toda la riqueza que ella representa. Una mezcla étnica personal que la convierte en una gema preciosa y única. Leerla nos lleva a Chile, a Australia, a España. Pero leerla también nos hace ser más conscientes de quiénes somos, de quiénes nos rodean, de dónde venimos. No conozco a una sola persona que no sea fruto de mil mezclas, cuyos antepasados no hayan emigrado alguna vez. Y además, leerla nos hace sentir AMOR. Un amor real, palpable, doloroso y feliz, un amor erótico lleno de sensualidad. AMOR en mayúsculas. 

Pero como siempre decimos en este lugar, no hay filandón sin voz. Os dejo unos vídeos donde podréis escuchar y ver a Silvia. Hay uno muy largo de este mismo año. Por favor, sacad tiempo para disfrutarlo. Es un regalo increíble.

Y para terminar, como siempre, os dejo con una muestra de su obra. Espero que os queden ganas de seguir leyéndola y de seguir escuchándola. Por favor, id a buscarla en los libros. Como siempre digo con nuestras protagonistas, con cuidado porque no saldréis ilesos de su lectura.

VÍDEOS DE SILVIA CUEVAS-MORALES RECITANDO SUS VERSOS

Y si tienes tiempo, regálate este magnífico concierto-recital que ha ofrecido en octubre de este año 2021 en el Café Libertad 8 de Madrid, junto con la magnífica Laura Granados. Laura Granados y Silvia Cuevas-Morales Café Libertad 8 (1/10/21)

MUESTRA DE SU OBRA

Homenaje

Por los desaparecidos en cal viva,
por las aves sin alas, arrojadas al mar.
Por las jaulas sin ventana,
por las capuchas ensangrentadas.

Por la dignidad de las madres,
que ellos llamaron “locas”.
Por las mujeres que jamás parirán,
cuyo sexo fue mancillado a golpe de voltios.

Por los esclavos en grilletes,
por los niños emblanquecidos en pila bautismal.
Por la memoria de los que yacen en cunetas,
por las cabezas rapadas y las manos vacías.

Por ellos y por ellas, 
escribiré sin perdón, 
hasta que desde el fondo del olvido,
broten todos sus nombres.

(Apátrida: Diario de un destierro / Stateless: Diary of an Exile. Lastura Ediciones, 1ª ed. 2017, 2ª  ed. 2018)

Estadísticas 

Un número en una lista
Unos segundos en la radio
Un minuto del telediario
Unas líneas en sucesos

Miles de niñas vestidas de novias antes de tiempo
Miles de jóvenes sin rostro por el ácido
Miles de cruces anónimas en el desierto
Miles de mujeres que ardieron en la hoguera
Miles de úteros saqueados por militares golpistas
Miles de desaparecidas en aguas turbias
Miles de viudas expulsadas de sus casas
Miles de menores desfloradas por sus propios padres

Millones de muñecas rotas por cinturones recios
Millones de vírgenes sacrificadas en las carreteras
Millones de vidas truncadas por abortos clandestinos
Millones vendidas como ganado en páginas de contacto
Millones humilladas hasta la muerte a manos de verdugos

Los cobardes se suicidan.
¿Y las y los valientes, qué hacemos?

(Amor se escribe sin sangre (Volumen I). Lastura Ediciones, 2015)

Pilar Escamilla Fresco: Tejiendo en la sombra.

Tejiendo y leyendo y escribiendo y viviendo y soñando y amando y… y todo lo que hago siendo todo lo que soy. Ahí estoy yo, detrás de este filandón violeta, intentando sobrevivir en una gran ciudad donde me siento hormiga, leyendo, escribiendo y recitando poesía, siendo madre, trabajadora y poeta de guardia, como decía nuestra querida Gloria.

Me llamo Pilar Escamilla Fresco y si quieres saber de mí búscame aquí: www.caradeluna.es

Pero ante todo lee poesía, lee poesía todos los días de tu vida.
Y si tienes hijos, léeles poesías.
Sin poesía, no hay vida.

Un comentario en “Silvia Cuevas en el Filandón violeta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s