Vera Moreno en el Filandón violeta

Por Pilar Escamilla Fresco

Sección: Filandón violeta

Lunes, 22 de noviembre. 2021

DECLARACIÓN DE INTENCIONES

Nos reunimos, charlamos, hilamos versos y somos libres. Somos mujeres, madres, tías, abuelas, hermanas, hijas, escritoras, amantes, trabajadoras, amas de casa, luchadoras, idealistas, soñadoras…

Nuestro hilo es la palabra, el verso nuestra arma y la lengua la artillería que usamos para defendernos.

Somos violetas. Y nos reunimos a tejer palabras con nocturnidad y alevosía. Quien nos quiera escuchar, que nos siga de cerca.

Sed bienvenidas y bienvenidos a esta nueva entrega de nuestro FILANDÓN VIOLETA.

***

Tengo el honor de traer hoy a nuestro filandón a mi querida Vera Moreno. Además de una buena amiga, es una de las mejores escritoras del panorama poético actual, de las más sugerentes y potentes. Su poesía está llena de emociones, fuerza y magnetismo, y no deja indiferente. Lo primero que leí de ella fue una plaquette que se titulaba El hilo. Por eso, por sus hilos, por los hilos que nos unen en estos filandones, quiero traeros aquí su voz.

A Vera Moreno tenéis que leerla. Pero también tenéis que escucharla. Es sensual, dulce y embriagadora. Verla en el escenario, escuchar de su voz sus textos, o disfrutar de sus videopoemas es una de las experiencias más gratificantes que tendréis.

Como siempre, empezamos por acercarnos a ella con una breve bibliobiografía.

© Vera Moreno

Vera Moreno

Vera Moreno (Madrid, 1972). Escritora polifacética, docente, rapsoda y activista cultural.

Licenciada en sociología (UCM) y  máster en estudios artísticos, literarios y gestión de la cultura (UAM).

Ha publicado el doble poemario La Naranja entera con Amargord (2016), y en 2019 ganó el premio Cesar Simón de poesía de la Universidad de Valencia con su poemario El gimnasio de los rotos. En 2022, llegará una nueva entrega.

Creadora del espacio radiofónico Europa por la Cultura para la cadena Europa FM (2001); creadora de los encuentros participativos los Lunes Literarios en Rivas (2012), y co-fundadora del canal de poesía en Youtube Poesía a domicilio, junto con la poeta dominicana Rosa Silverio (2021).

***

Vera ha respondido a nuestras preguntas con una voz muy personal. Es una mujer con una mirada profunda hacia la realidad que nos rodea, y en particular la realidad literaria y poética. Conoce a fondo el mundo en el que se mueve. Lo observa, lo contempla y se sumerge de lleno para nadar a contracorriente y provocar un oleaje maravilloso y arrollador. Porque cuando ella habla parece que te llena con su tsunami de palabras y belleza.

Espero que esta pequeña entrevista os anime a bucear más en la obra de Vera, a buscarla en redes sociales y en las librerías y bibliotecas. Porque si la dejáis entrar en vuestro mundo, no querréis que salga jamás.

¿Qué es para ti la poesía?

Para mí la poesía es una luz, un relámpago, un contar los segundos hasta que llega el trueno-palabra, el trueno-imagen, el trueno-sonido, un trueno-sensación.

Es una catarsis que perturba el cotidiano, rompe el espacio-tiempo y te puede inundar tanto cuando creas como cuando observas un acto poético. Si recibes ese extrañamiento ya no necesitas explicar más, es un momento presente inolvidable, que permanece en el cuerpo-memoria.

La poesía es percibir lo irremediablemente maravilloso y no aparece solo en formato poema.

A mí me encanta cuando la poesía se sale del libro y entra por tu cuerpo como una experiencia sensorial. Para mí la poesía es la belleza que puede ser cruel a veces, pero que sin ella mi vida se vacía, es una gran compañera para atravesar los dramas que nos regala la vida.

La lectura de poesía es minoritaria, ¿cómo convencerías a alguien que dice que no le gusta la poesía para que se introduzca en su lectura? 

Recurriría a una selección de poemas de valores seguros del siglo XX: Zymborska, Pizarnik, Girondo, Paca Aguirre … entendidos como un aperitivo para que los nuevos lectores sintieran ganas de explorar y reflexionar por su cuenta. Cuando alguien lee a Zurita decir que el horror puede ser más inmenso que la palabra horror y vive en la vida grandes tragedias comprende que la dimensión de la poesía es esencial, nos puede acompañar ofreciéndonos esa luz necesaria en los momentos de terrible desamparo.

Me acusan a veces de entender la poesía como un bálsamo para el dolor, hay quienes me dicen que la poesía también puede ser alegre, y yo creo que la poesía es emocionante y multidimensional, por eso a las personas que dicen no entenderla o que no les gusta la poesía,  hay que mostrarles cómo ésta nos puede ayudar a identificar y poner nombre a los sentimientos, sean alegres o desgarradores, porque una vez que damos con la palabra exacta, el ritmo, la metáfora la poesía nos sana, nos purifica por dentro, nos ilumina. Una vez que pruebas esa medicina es como el mordisco de Adán, no hay vuelta atrás.

¿Cómo integras la poesía en tu día a día y en tus obligaciones personales y laborales?

En mi caso la poesía es muy caprichosa, viene cuando quiere y yo le abro las puertas. A veces me genera problemas porque se paran los relojes y la vida cronológica sigue su curso. Cuando escribo pierdo la noción del tiempo. Si estoy escribiendo un libro acomodo mi vida a la escritura: paro en un semáforo, aparco el coche y escribo o grabo un audio con el móvil. Yo que siempre decía que mi sexto dedo era un boli, desde hace cinco años o más, escribo todo en mis notas del iPhone sincronizadas con el iPad, esto me permite escribir en casi cualquier momento. Escribir y vivir se me entrecruzan. Cuando termino un poemario me siento un poco perdida, la vida me parece menos intensa.

¿Qué le dirías a alguien que empieza ahora en el mundo de la escritura poética?

Que lea, que viva buscando la belleza incluso en el fracaso, en lo roto, en lo sucio o en lo sublime. Sin observación, sin experiencia no hay poesía.

Que vaya a cazar momentos poéticos ya sea en un museo, en una montaña o junto a las vías del tren, que observe su afuera y su adentro y que conversen, de ahí salen muchos versos relámpago, y un día llegará la mirada, su mirada crítica y personal.

***

Vera Moreno merece muchos premios, no sólo el que da a luz el El gimnasio de los rotos, su último poemario. Merece premios por su trayectoria literaria, por su labor como docente y por ser quien es. Además, a Vera se la puede saborear con los ojos y con los oídos. Escucharla recitar es un placer inmenso para todos los sentidos.

Siempre decimos que no hay filandón sin voz. Y la voz de Vera lo abarca todo en cuanto empieza a sonar. Os dejo con una pequeña selección de videopoemas. Pero por favor, curiosead bien sus redes y enlaces porque están llenos de bombones literarios.

Para terminar, como siempre, os dejo con una pequeña muestra de su obra. Y no os olvidéis de ir a buscarla en los libros. Como siempre digo con nuestras protagonistas, con cuidado porque no saldréis ilesos de su lectura.

DOS VÍDEOPOEMAS DE VERA MORENO

OTROS ENLACES PARA SABER MÁS DE NUESTRA PROTAGONISTA DE HOY

MUESTRA DE SU OBRA (para abrir el apetito)

lo que nos une 

monja mónjamónjamónjamónjamón 
pocos lo dicen pero en España 
lo que nos une es el jamón 

el resto es un fraticidio 
fragmentado en 
silencio, robos, orgullo y 
desmemoria 

monja mónjamónjamónjamónjamón
pocos lo dicen pero en España 
lo que nos une es el jamón 
viva la diversidad 
			(punto y jamón)

(El gimnasio de los rotos, Denes, 2020)
Premio César Simón de Poesía 2019

La luz, que no nos apaguen la luz

Imagina que en una mañana 
todas las costuras del mundo
se deshicieran.

Imagina que
en este mundo (de)sastre
se perdieran todas las tijeras.

Y que poco a poco
con hilo fino
se cosieran
uno a uno
todos los corazones rotos.

Imagina que en una misma mañana
todos fuésemos un hilo de miradas:
una misma marea
 	una misma paz
un mismo juego
				vivir la vida.

(La Naranja entera, Amargord, 2017)

Pilar Escamilla Fresco: Tejiendo en la sombra.

Tejiendo y leyendo y escribiendo y viviendo y soñando y amando y… y todo lo que hago siendo todo lo que soy. Ahí estoy yo, detrás de este filandón violeta, intentando sobrevivir en una gran ciudad donde me siento hormiga, leyendo, escribiendo y recitando poesía, siendo madre, trabajadora y poeta de guardia, como decía nuestra querida Gloria.

Me llamo Pilar Escamilla Fresco y si quieres saber de mí búscame aquí: www.caradeluna.es

Pero ante todo lee poesía, lee poesía todos los días de tu vida.
Y si tienes hijos, léeles poesías.
Sin poesía, no hay vida.

Un comentario en “Vera Moreno en el Filandón violeta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s