Ana B. Rodríguez, creadora, agricultora, tejedora de paz

Por María Pizarro

Sección: Desde lugares que también existen

Miércoles, 13 de octubre. 2021

Ana, es una artista que a medida que hablas con ella te transmite todas sus pasiones de una forma sencilla; sus palabras están colmadas de aromas, de matices, de color. Puedes pasar horas ininterrumpidas con ella sin llegar a aburrirte, sin que se acaben los temas conversación. Afincada en Córdoba, docente en Huertos Urbanos, no olvida sus orígenes manchegos, su tierra y el contacto con la naturaleza. Es una diseñadora gráfica con mucho talento, artista multidisciplinar.  Luchadora, como pocas, un orgullo de mujer de nuestro tiempo. Generosa, a la que agradezco de antemano que se sometiera al interrogatorio de esta poeta aprendiz de reportera.

¡Mucha salud, compañera! Y que se cumplan todos tus sueños.

María Pizarro con Ana B. Rodríguez, su entrevistada

¿Cómo te defines cómo artista? Y puestos a elegir, ¿en alguna de tus facetas te sientes más cómoda?
– Me defino como artista plástica y creadora multidisciplinar. Siempre estoy explorando con diferentes materiales y soportes junto con el uso de medios digitales para mis creaciones.  Aunque disfruto de todos los tipos de trabajos que hago, es como diseñadora gráfica a la hora de trabajar digitalmente como más cómoda me siento.

¿Perteneces a algún colectivo de artistas o prefieres el trabajo individual?
– Pertenezco a la asociación “Artemisia Feministas Creativas” donde promovemos un espacio de reivindicación feminista desde la creatividad artística, contemplando nuevas formas de acción y reinvención, desde las que alzar la voz para transformar nuestra sociedad.
La pandemia y el exceso de trabajo de todas nos han impedido hacer cosas nuevas como colectivo, pero estamos deseando retomar la actividad con ella.
Siempre me ha gustado participar en la medida de lo posible con colectivos que me han pedido colaboración. Personalmente prefiero trabajar individualmente ya que, por salud, necesito mi ritmo tranquilo de trabajo. En 2010 me diagnosticaron Esclerosis Múltiple y tuve que replantearme toda mi forma de vida, mis tiempos de actividad y descansos necesarios. Gracias a ello, me puedo permitir trabajar en otro tipo de proyectos.

 ¿Qué es lo que impulsa a una artista plástica a hacer “huerto terapia”, qué lo motiva? ¿Podrías definirnos en que consiste exactamente?
– En realidad el tema de los huertos siempre lo he tenido profesionalmente como algo secundario o como hobby. Llevo en contacto con la agricultura desde pequeña en la tierra de mi familia, de hecho, una de mis hermanas aún continúa trabajando en ella junto con su marido con su empresa agroecológica, Ekotania. Después de colaborar en huertos de la ciudad y sacarme algún título que otro en huertos urbanos ecológicos en 2016 el Departamento de Igualdad del Ayuntamiento me dio la oportunidad de coordinar como docente su “Huerto Urbano” siendo el primer huerto en el recién estrenado Centro de Educación Ambiental.  Eso me permitió poner en práctica la manera en que yo concebía lo que debe aportar un huerto, no solo la teoría, la práctica y los recursos alimenticios que genera, si no también lo que la actividad en si puede aportar tanto exterior como interiormente a la persona, haciendo que se pueda evadir de sus problemas cotidianos encontrando su propia PAZ interior durante el tiempo que emplea trabajando el huerto pudiendo llevarse esa sensación de bienestar al regresar a casa  y empecé a darle forma al proyecto de “Huerta Terapia Ecológica”. A partir de ahí, en los siguientes cursos, lo puse en marcha pretendiendo trabajar a través del trabajo en red, la inclusión social y mejora del estado físico y mental de las personas asistentes pudiendo estar o no en una situación de vulnerabilidad, con la ayuda del medio ambiente actuando como terapeuta para su equilibrio psicofísico, aunque en algunas ocasiones he podido contar con terapeutas profesionales dando ese apoyo extra que yo no puedo dar profesionalmente.

 

Las actividades que diriges están destinadas exclusivamente a mujeres, y como me has comentado en alguna ocasión, las organizas a través de asociaciones. ¿Cuál es el perfil de la mujer que asiste a tus talleres? ¿Son necesarios ciertos conocimientos?
– En principio el proyecto puede ser mixto perfectamente, pero al realizarlo en las instalaciones del Centro de Educación Ambiental este ya oferta cursos mixtos de huertos urbanos tanto de invierno como de verano, por eso a la hora de solicitar sus instalaciones presento el proyecto destinado exclusivamente a mujeres junto con asociaciones que trabajen en materia de igualdad.
El perfil de las mujeres que asisten al curso es bastante amplio y no es necesario que tengan ningún conocimiento sobre el tema. Al curso han llegado desde mujeres maltratadas, de zonas de exclusión social o ex toxicómanas, a mujeres de nivel social medio-alto interesadas en montar su propio huerto o madres a las que les gusta la actividad y pueden venir mientras sus hijos están en el colegio. Me gusta que haya una mezcla de distintos niveles sociales y educativos ya que, una vez que está formado el grupo, a la hora de trabajar en el huerto todas están al mismo nivel facilitando así la integración social y fomentando la sensibilización entre ellas creando una red de apoyo mutuo y colaborativo.

 Trabajar al aire libre debe ser muy gratificante, tanto para recuperar la autoestima como para mejorar la salud o empoderar a las mujeres ¿Sería una vía de reinserción laboral? ¿Deberíamos volver la mirada hacia las zonas rurales y la agricultura ecológica?
– Por supuesto, aunque es un oficio hasta hace poco vinculado al “rol masculino” las mujeres superan ciertos estereotipos sexistas y eso favorece su integración al mercado laboral y el poder emprender su propio negocio. La pandemia ha cambiado muchísimo la manera de mirar los pueblos y zonas rurales por la calidad de vida, ahora se valoran mucho más los entornos saludables alejados de la aglomeración y contaminación que hay en la ciudad, porque tienen un ritmo de vida más calmado, donde se puede educar en valores y en modelos de emprendimiento social y colaborativo y tener un modelo de vida más sostenible, más consciente y respetuoso con el medio ambiente, donde también entra la agricultura ecológica a la hora de alimentarnos y producir nuestros alimentos de una manera sostenible y alternativa a la producción industrial tan contaminante con el planeta.

Las siete organizadoras de la “marcha” junto a otros colaboradores

En junio de 2017, más de cuatro mil personas recorrimos diversas calles de nuestra ciudad hasta abrazar con la Mezquita y continuar hacia la Calahorra donde asistimos al concierto de Yael Deckelbaum (Israel) y de Miriam Toukan (Palestina). Tú fuiste una de las organizadoras de la Marcha en nuestra ciudad, siguiendo los pasos de la Marcha de la Esperanza, durante la cual miles de mujeres israelíes y palestinas marcharon juntas por el desierto vestidas de blanco, para pedir la paz en Oriente Próximo. ¿Puedes contarnos cómo os decidisteis a emprender tremendo evento, cuando nunca se había llevado a cabo tan multitudinario acto en Córdoba?
– Creo que a las siete nos cogió en un momento en el que pensábamos (llámalo fe, esperanza o sueño utópico) que, contando con el hartazgo de la sociedad por la cantidad de atentados que se estaban produciendo (de hecho, el atentado en el puente de Londres se produjo el mismo día de la marcha), podíamos hacerlo posible si lográbamos transmitir correctamente el motivo por el que había que salir a la calle y que la gente sencillamente lo entendiera. Y así fue, no hay nada más neutro que una petición de paz, el cese de todos los conflictos armados a nivel mundial y visibilizar el papel que tiene la mujer en la resolución de estos conflictos, recorriendo las calles de la ciudad de Córdoba por lo que su interculturalidad representa hasta confluir en el edificio más simbólico de la ciudad e ir simplemente vestidas de blanco como muestra de nuestra reivindicación. La manera tan sencilla, transparente y entusiasta que tuvimos a la hora de explicarlo fue lo que hizo implicarse y contagiar de ese entusiasmo a numerosos colectivos sociales y artísticos, a artistas locales, a mujeres dinamizadoras en sus distritos y a miles de ciudadanos junto con la gran ayuda por parte de las administraciones como el Ayuntamiento, Diputación de Córdoba y Casa Árabe consiguiendo entre todos que se pudiera llevar a cabo la marcha y el concierto posterior. Gracias a tanta gente que se implicó y que se atrevió a poner incondicionalmente su ilusión, esfuerzo, compromiso y apoyo hicieron/ hicimos realidad en Córdoba nuestro compartido sueño.

¿Qué papel podemos adoptar las mujeres en este tipo de conflictos?
– El papel de creadora, constructora, tejedora de paz, entendiendo la paz como el respeto y tolerancia de todas las personas que viven y conviven en esta casa llamada mundo. La PAZ es más que la ausencia de conflicto armado, y engloba conceptos tan transcendentales como la convivencia enriquecedora entre culturas, la concordancia entre creencias y formas de entender la vida y la sociedad, la tolerancia, la diversidad cultural, el mestizaje, la interculturalidad, la integración y la justicia social.

¿Cómo fue todo esto? ¿Qué ha significado para ti? ¿Has viajado a Palestina?
– Muy intenso (amplia sonrisa). Tuvimos tantas reuniones, contactos, acuerdos… que no tuvimos apenas tiempo de tener una reflexión más pausada de lo que en realidad estábamos creando. Por eso decidimos dejarlo ahí como colectivo, siendo conscientes de que sólo habíamos plantado una semilla de lo que se puede conseguir, llegar a ser y seguir generándose en esta ciudad y fuera de ella trabajando por un pensamiento en común, aunque ni siquiera te conozcas entre sí. Con ello quisimos dejarle paso a los colectivos o asociaciones que están legalmente constituidos y que llevan trabajando tanto tiempo por hacer cosas en la ciudad o a los nuevos que estuvieran por venir.
La frase exacta para definir lo que ha significado para mí, y creo que puedo incluir en ella al resto de mis compañeras, es “Cumplir un sueño”, que las cosas, aunque parezcan imposibles, pueden hacerse realidad si dejamos a un lado lo que nos diferencia para apoyarnos en lo que nos une si es por un bien común. ¡¡También significó conocer y crear una amistad sostenida en el tiempo con muchas de las personas que participaron, entre ellas por supuesto estás tú!! Y por supuesto están mis compañeras, Yael y Miriam. Con Miriam he podido trabajar muchísimo artísticamente creando su logo, página web, redes sociales oficiales (facebook, youtube), wikipedias, covers, videoclips… lo que me permitió poder viajar hasta Palestina e Israel acompañándola en sus conciertos y por varias ciudades de ambos países para obtener contenido audiovisual, donde también pude conocer y entablar amistad con Shira Golan, otra de las cantantes participantes en el famoso vídeo de Yael e incansable activista por la paz, siendo un viaje muy enriquecedor en todos los aspectos.

Ana B. Rodríguez en su viaje a Palestina

Me gustaría que me contaras en qué proyectos artísticos estás metida ahora. ¿Estás trabajando alguna nueva exposición?
– En estos momentos tengo varios proyectos en marcha, tanto personales como por trabajo, incluyendo alguno sin terminar de definir y de los cuales aún no puedo hablar.
Eso me lleva a estar prácticamente sumida en sacarlo poco a poco todo adelante, pero siempre dejándome tiempo para mi, mi descanso y disfrute… La paz mental también hay que cultivarla y nadie mejor que nosotras mismas para querernos y hacerlo.

EXPOSICIONES de ANA B. RODRÍGUEZ:

Colectivas:
2014. WOZA (Mujeres de Zimbabwe en pie)
   Artistas por los derechos humanos.
   Organizada por: Amnistía Internacional Córdoba
   Sala: Mateo Inurria.
2014. ESTADO CRÍTICO
  100 artistas.
   Organizado por: El Arsenal, Espacio Creativo.
   Sala: El Arsenal Chinales.

Individuales:
– 2019. BRILLANTES Y ECLIPSADAS
  (Mujeres inspiradoras de ayer y hoy)
  Exposición Permanente.
  Organizada por: Delegación de promoción de la Igualdad del
  Ayuntamiento de Córdoba.
  Sala: Casa de la Igualdad.


OTROS TRABAJOS Y ACTIVIDADES:

– 2014. Lettering con tipografía árabe en escalera del “Patio Vesubio” con un poema inédito de Selene Urbano.

– 2016. Mural conmemorativo del “Congreso del bienestar de la
  Sabiduría y el Conocimiento” organizado por la Cadena Ser.

– 2017. Ilustración del libro “Cuarto y mitad de Relatos”  sobre los
  patios de Córdoba y otros espacios de socialización de las
  mujeres editado por el Ayuntamiento de Córdoba y Fórum de
  Política Feminista.

– 2017. Organizadora de la “Marcha por la Paz, la Interculturalidad
  y el Mestizaje”.

– 2018. Lettering con diversos tipos de tipografías en cierres de
  seguridad en “La Llave, Cultura Comestible”.

– 2016 – 2020. Docente de “Huerta Terapia Ecológica” en el Centro
  de Educación Ambiental perteneciente al Ayuntamiento de
  Córdoba.


PARA CONOCERLA MEJOR. ENLACES DE INTERÉS: PÁGINA WEB, ENTREVISTAS O PUBLICACIONES

REDES SOCIALES:
https://www.instagram.com/plasticartista
https://www.facebook.com/plasticartista

MARCHA POR LA PAZ:

– Presentación de la Marcha en PTV Córdoba: https://youtu.be/x07sTcuJikM
– Página y vídeo oficial de la Marcha:
https://www.facebook.com/mujeresquetejenlapaz/videos/123186353162547

CONGRESOS DEL BIENESTAR:

– Mural conmemorativo:
https://twitter.com/SERbienestar/status/779348320384843776/photo/1


CENTRO DE EDUCACIÓN AMBIENTAL DE CÓRDOBA:
– Huerta Terapia Ecológica:
https://www.facebook.com/CentroEducacionAmbiental.Cordoba/photos/a.526178657554705/618742991631604


María Pizarro (Córdoba). España

Poeta y actriz.

Licenciada en Arte Dramático y Experta Universitaria en Criminología, dedica al trabajo actoral y a la poesía mucho del tiempo que le deja libre el ejercicio de su trabajo habitual

Entre su obra poética podemos encontrar parte de sus versos publicados en Caja de retratos (Ed. Detorres, 2017), Miembro fantasma  (Editores Florentinos, 2015) y Lyrica 75 (Ed. Fragua de metáforas, 2011), así como en diversas antologías y revistas digitales con las que colabora tanto en España como en América. Miembro fantasma, cuenta con una edición bilingüe árabe-español, que fue presentada en la 1ª Feria del Libro Hispanoárabe, organizado por el Circulo CIHAR, y recibió el galardón Solienses 2016, que premia el mejor libro editado en el año anterior.

Le gusta mostrar su poesía desde la oralidad a través de numerosos recitales por todo la geografía española, como las diferentes ediciones de Cosmopoética (el festival literario y artístico que se viene celebrando anualmente en Córdoba, España, desde 2004), en las que combina su faceta poética con la de actriz.

Actualmente coordina el Festival de poesía y arte “Grito de Mujer” y su correspondiente antología digital “Quejío, Córdoba con Grito de Mujer”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s