Rosa Millán, la beguina libre y apasionada.

Por Raquel Villanueva

Sección: Desde lugares que también existen

Viernes, 2 de julio. 2021

Rosa Millán

Ferrol es esa ciudad con diez siglos de historia, es puerto, es pasado esplendoroso. Ferrol es esa ciudad que hoy pareciera dormida, soñando los brillos que tuvo en el ayer. La ciudad medieval abierta al Atlántico y que preside la ría que lleva su nombre, cabeza visible de esta terra, Ferrolterra. Tierra de sirenas y tritones, de leyendas marinas, de playas salvajes y mareas vivas, de castillos/fortalezas al borde del mar, de soberbios faros que iluminan la  noche oscura.

Me reúno con Rosa y mirándola a los ojos, pienso en esos faros, al ver el brillo que habita en su mirada. Mujer madrileña de origen, mujer marina de adopción. Ella, que ha sido como un faro para tantas otras, ella, que ha querido hacer de la palabra MUJER un punto central, dentro de esta diana que puede llegar a ser la vida. La mujer como verdad, como pregunta a la que hay que darle y darnos desde nosotras mismas respuesta.

Inquieta y curiosa, ha bebido de todas las doctrinas, desde las más católicas, tal que albergó en ella el deseo de llegar a consagrarse como carmelita descalza, hasta las más radicales, estudiando a fondo las ideas del marxismo. Mujer de maravillosos sueños, a muchos de los cuales ha terminado entregándose por entero, haciéndolos realidad.

Comenzó su andadura por estas tierras gallegas en el año 79. Vino al lado del mar a hacer realidad un proyecto de vida, vivir de la tierra, del mar y del trueque. Estamos hablando de hace más de cuarenta años, entonces no estaba de moda el ecologismo, las ecoaldeas, la sostenibilidad y tantos términos acuñados alrededor del cambio climático que hoy en día nos rodean. Ella lo vivió entonces, siempre adelantada a su tiempo, valiente y guiada por su pasión por la vida.

Comprometida con sus ideas, pero nunca con ningún partido, siempre independiente, sin ninguna militancia, saltó a la política, formando parte de la segunda corporación democrática del Concello de Ares (La Coruña), el pueblo a donde llegó para hacer realidad su proyecto de vida. Siempre desde la libertad, siempre sin seguir las reglas establecidas por ninguna sigla, siempre optando por la política más verdadera, por la política de la verdad, la que se hace mirando de frente a la gente, la que se implica en mejorar la vida de las personas, la que siempre deja huella y nunca cicatriz.

Porque el feminismo no es más que la política por y para las mujeres.

De Ares, pasó al Ayuntamiento de Cabanas (La Coruña), con los mismos mimbres, guiada siempre por crear espacios para la convivencia, centró sus trabajos en las mujeres, siempre las mujeres como bandera de sus proyectos. De esta forma, trató de visibilizarlas, de darles voz, de fomentar las reuniones, crear espacios culturales por y para ellas, que eran las grandes olvidadas, sosteniendo la vida y al mismo tiempo difuminadas entre las tierras de labranza, la crianza de los hijos, la gestión del hogar y el cuidado de sus mayores. Porque el feminismo no es más que la política por y para las mujeres. 

De Cabanas cruzó el río Eume y recaló en la Casa da Xuventude de Pontedeume, donde también dejó su impronta, siendo todo un revulsivo en esta institución. Porque Rosa, es la dulzura, pero también la tenacidad.

Ferrol, el lugar donde finalmente recaló nuestra protagonista de hoy

Y de ahí, a la «capital» de esta tierra, a este Ferrol donde hoy compartimos mesa y café. Coordinadora de la Casa da Muller. Siempre las mujeres, la mirada femenina. Impulsora de múltiples proyectos, fue aquí donde conoció de primera mano la vulnerabilidad y la urgencia de ayuda a esas mujeres que lo dejan todo, que un día cierran la puerta de su casa con solamente una bolsa de plástico en una mano y en la otra, bien el vacío, o bien alguna que otra mano pequeña e inocente. Rosa se transformó en madre, en sanadora, transformó unos fríos muros en un cálido espacio donde se curaban heridas. Transformó la vida de cientos de mujeres, porque Rosa terminó siendo una madre maga, una maga del cariño. Llenó de magia aquella casa. Como una avezada alquimista, fue capaz de alejar la política de lo abstracto y de lo quimérico, para hacerla real, necesaria y completamente humana. Fue capaz de crear servicios vivos gestionados desde la política del deseo.

Por si el presente no fuera suficiente, por si el trabajar en el ahora no le llegara, Rosa se embarcó en rescatar del pasado la figura de las mujeres, así, junto a las mujeres de la Casa, creó «Ferrol en femenino». La ciudad devolvió su identidad a todas aquellas sombras olvidadas, a todos aquellos nombres de mujer que transitaban por el olvido de sus calles. La magia de Rosa hizo que volvieran a la vida las lavanderas, las aguadoras, las costureras, las amas de cría. La historia de la ciudad las devolvió al presente, porque sin todas esas mujeres, la ciudad no existiría. Ingente trabajo de recabar datos, seguir el hilo de los nombres desde el ayer hasta el hoy. Para siempre ya con nosotros sus tres publicaciones donde se recoge toda esta labor de «Ferrol en Femenino»:

Mulleres na historia da cidade

Primeiros pasos na educación das mulleres en Ferrol do século XVIII ao XX

Mulleres das boas artes e das fermosas letras

https://visitferrol.com/ruta-ferrol-en-femenino

Jubilada, no se ha resignado a quedar en el disfrute de la contemplación. Un nuevo proyecto llena sus días, como siempre, un proyecto desarrollado en femenino. Ella, sigue cuidando y acompañando, y nos lleva de nuevo a pasear por la historia, por la historia en femenino siempre, porque de la masculina estamos llenas. Su proyecto Egeria, mujeres viajeras, con el que rescata la presencia de las mujeres alrededor del Monasterio del Escorial.

http://fundacionentredos.org/egeria-mujeres-viajeras/

Tratar de resumir todo lo que Rosa ha hecho o llevado a cabo a lo largo de su vida, me resulta imposible. Sería necesario todo un reportaje, todo un libro o mejor aún, una serie televisiva que viniera a recoger la trayectoria vital y laboral de esta deslumbrante mujer. Sé que estas letras que hoy escribo no son más que la mera punta del iceberg; debajo de ellas, se me han quedado docenas de proyectos, reconocimientos, sueños y realidades que Rosa ha realizado.

Encuentro en los ojos de Rosa, en la pasión de Rosa, esa sabiduría milenaria que nos conecta con la madre primigenia de todas nosotras. Admiradora de las beguinas [1], pienso que su vida bien podría representar una beguina de nuestro tiempo, comprometida siempre, luchadora incansable, dedicando su vida a los demás, a todas y cada una de las mujeres que han pasado por su vida.

Rosa Millán, pasión y libertad.


[1] Las beguinas eran una asociación de mujeres cristianas, de diferentes clases sociales, contemplativas y activas, que dedicaban su vida a la ayuda a los desamparados, enfermos, mujeres, niños y ancianos, y también a labores intelectuales. Organizaban la ayuda a los pobres y a los enfermos en los hospitales, o a los leprosos. Trabajaban para mantenerse y como no hacían votos perpetuos de castidad o clausura, eran libres de dejar la asociación en cualquier momento para casarse.


Raquel Villanueva Lorca (Ponferrada, 1970). Sus inicios en la lectura se remontan a sus días de infancia, creando a través de los libros un mundo paralelo repleto de palabras y metáforas.

Comenzó sus pasos en la escritura de manera tímida, plasmando en papel reflexiones, relatos cortos, e intentos de historias algo más completas y extensas.

Divide su tiempo en tres facetas: lo leído, lo escrito y lo vivido, trío de experiencias que terminan por conformar el todo que intenta ser.

Socia fundadora del Club Petronio, que intenta —junto con el Ayuntamiento, el Consejo Comarcal del Bierzo y otros organismos públicos y privados—, fomentar la lectura y activar la vida cultural de la ciudad de Ponferrada.

Tiene cuatro libros publicados: La decisión de Elsa (2007), finalista del VI Premio Hontanar de narrativa breve. La Cruz del Sur (2015), novela ganadora del I premio de Novela Corta de Editorial Fanes. Relatos de una adoratriz (2018), antología de relatos eróticos. Relatos de mar y vida (2021), obra finalista de la IV Edición del Premio Caperucita Feroz en la modalidad de conjunto de cuentos.

Varios premios y menciones especiales en diversos concursos de relatos. Colaboradora en reconocidas antologías, como en el libro de autores bercianos que se que se editó con motivo de la entrega del Premio de la Crítica Literaria 2018, que tuvo lugar en Villafranca del Bierzo a primeros del mes de abril del año 2019, o en el muy reciente libro homenaje a la poeta berciana Manuela López. Una vida, una obra.

4 comentarios en “Rosa Millán, la beguina libre y apasionada.

  1. Rescatar el concepto beguina me encanta. Fue lo más bonito que viví en Ámsterdam, el Patio de las Beguinas. Pero conocer a esta mujer, Rosa Millán, es mágico. Cuánta pasión, cuánto trabajo, cuánta entrega… Gracias por poner cara y nombre a estas mujeres sin las cuales no se podría escribir la HISTORIA con mayúsculas.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s