ENTREVISTA a Isamil9

Por Marta Muñiz Rueda

Sección: Mujeres en la Música

Lunes, 7 de junio. 2021


“Admiro a quienes me hacen crecer y ser mejor persona, y son, por tanto, mucho más que un nombre.”

Isamil9, Isabel Revilla del Río, nació en Tierra de Campos. Mujer de campo, mujer de pueblo o de pueblos, ya que en sus raíces lleva a Matadeón de los Oteros, a Matallana de Valmadrigal, pero también a Santa Cristina, donde nació uno de sus abuelos. Todos ellos cerca, todos ellos origen. Las raíces de una niña que quería cantar para mejorar un poquito el mundo, para ayudarnos a escapar o para salvarnos, quién sabe, esa es la misión que siente suya esta mujer, hija de bordadora y albañil.

Isamil9 fotografiada por Luis Canal

Autodidacta siempre en búsqueda, escribe y canta. A veces sus propios textos, otras veces las de autores por los que siente especial apego, como Miguel Hernández, Gloria Fuertes, Galeano, Benedetti, Blas de Otero… Isa canta por las causas perdidas y por las que viven en permanente lucha, por eso vive entreCuerdas y por el arte, uniéndose a otras mujeres, todasAuna contra la violencia de género y también a hombres con los que comparte visión del mundo. mil9_colectivoLiterario es una formación artística con la que comparte un vínculo artístico, personal y vital infranqueable. (La pandemia nos ha interrumpido su inestimable cercanía en escenarios y encuentros poéticos, pero esperamos verlos pronto juntos sobre las tablas).

Isamil9 camina en sus dos LibroDiscos: Párvula nAnAs y Me sobra el corazón, ambos editados cuidadosa, delicadamente, por Marciano Sonoro. Y viaja por España compartiendo sus canciones con todos aquellos dispuestos a ofrecer un pedazo de alma con la que entenderse.

Ella siente la música y la palabra como una necesidad. Le gusta compartir y coincidir con otros compañeros. Aprender, iluminar. Y así, esta mujer pequeñina en su forma y enorme en su significado, conmueve, emociona, eriza con su voz clara y sincera, y reivindica lo sencillo, lo humilde, lo desamparado, como una forma de vida.

MARTA: ¿Cuándo sentiste por primera vez el impulso de cantar?

ISAmil9: ¿La verdad? no lo sé, me recuerdo cantando desde siempre, desde chiquitaja. Otra cosa es desde cuándo como Isamil9, y entonces sí hay fecha marcada entre   la boca y la guitarra. Fui un 29 de diciembre del 2009.

M: ¿El escenario es un lugar de paso, un punto de encuentro o un segundo hogar?

I: Es lugar de encuentro por el que paso procurando «quedarme» más allá del concierto; y más que ser hogar en ordinal, diría que es hogar en este orden:  sentir para hacer sentir.

M: ¿Y la carretera? ¿Qué imágenes asocias a esta palabra?

I: La carretera es personas y momentos. Es kilómetros como emociones:

  • 4 kilómetros: separan el recuerdo entre unos y otros abuelos, y todo lo que en sus casas viví y sigo viviendo, aunque ya no pueda escuchar sus pasos.
  • Dieci7: marcaron el inicio de dejar la escuela del pueblo, de descubrir que hay otros modos de enseñanza-aprendizaje, y que eso de la «amistad para siempre» sí es posible aunque la carretera se llene de cruces y salidas.
  • El doble de esos 17: inicio de Universidad donde pensé se abrirían puertas, y me recuerdo casi constantemente achicando agua
  • (…)
  • Y mi kilómetro cero: el amor, paso a paso

M: Sabemos de tu amor por la poesía de Miguel Hernández. También por Gloria Fuertes, Galeano o Benedetti. ¿Hay algún autor/a pendiente en tu mochila de canciones que esté merodeando por tu cabeza?

I: Ángel González, Alejandra Pizarnik y M.Ó.B. Tettamanti. Eso sí, sin reloj y  “a lo que salga”, desde las tripas, no sé hacer de otro modo.

M: ¿Hasta qué punto crees que el arte nos salva?

I: Hasta el punto de que estoy respondiendo esta entrevista, porque hay muchas formas de matarnos, pero no tantas de salvarnos de nosotros mismos.

M: ¿Crees que la Cultura está suficientemente valorada por los Gobiernos? ¿Y por la sociedad?

I: Hay -casi- tantos niveles de (des)gobierno como altura de los gobernantes y,  desde luego, no sería justo generalizar, pero la precariedad y el ninguneo vienen de la mano de la NO percepción de La Cultura como lo que considero es: un bien de Servicio Público, un bien de Estado (no del Partido que gobierne) que este ha de proteger y cuidar.

Sobre la valoración por parte de la sociedad, hay quien cree que vivimos del cuento   (que danza, teatro, música, escritura,… no son profesiones, no son trabajos sino aficiones o entretenimientos) y luego, estamos los que creemos que los cuentos dan vida y son muchas vidas, alguna en blanco esperando que alguien la encuentre y la cuente o (des)componga en la forma que elija: danza, teatro, ilustración, escultura, fotografía, música, etc

M: ¿A qué cantautores/as admiras más?

I: A quienes me hacen crecer y ser mejor persona, y son, por tanto, mucho más que un nombre.

M: ¿A las mujeres nos sigue costando más esfuerzo encontrar nuestro lugar en el mundo de la música y la literatura, en el arte en general?

I: En el arte, en la música, en la literatura… y en el mundo, ¡sí!

M: ¿Cómo has vivido como persona y como artista este tiempo de pandemia?

I: Con sensaciones de pérdida y vacío constantes, y con una sequía músico-literaria desconocida.

Y a día de hoy, con la tristeza de palpar que la intuición es realidad  y que este  tiempo de pandemia, como tú dices, Marta, no ha servido sino para que aquellas personas que ya eran ‘buena gente’ lo sean más, y las que antes eran gente de la hierba mala hayan encontrado el abono perfecto: el egoísmo.

Se supone que somos seres inteligentes, pero ¿para qué sirve una inteligencia que no ayuda a vivir?

M: El futuro siempre es necesario. ¿Cuáles son tus próximos proyectos confesables que te hagan especial ilusión?

I: Lo que más ilusión me hace, no es que no sea confesable, es que aún no es. En mí, de la piel al papel hay un salto indefinido que a día de hoy responde mal a las interrogaciones: QUÉ (qué será, no sabemos del todo) y CUÁNDO (ambos funcionamos ‘por momentos’, y ese en el que seremos, inevitablemente, llegará). Sin embargo, sí es clara la respuesta a CON QUIÉN y CÓMO (querer, creer y sentir)  y, por tanto, lejos de ser salto a ciegas, será luz.

            Y, mientras tanto, y siempre: estar.

Isamil9_juntaLetras

Isamil9 fotografiada por Marcelo O. Barrientos Tettamanti

Marta Muñiz Rueda (Gijón, 1970) es escritora y músico. Ha publicado libros de poesía (El otoño es nuestro, Libro de la delicadeza), la novela Tiempo de cerezas, y los libros de cuentos 13 cuentos dementes Anna y las estrellas. Desde pequeña su vida ha estado ligada al aprendizaje y la enseñanza del piano y la composición, ya que todas las mujeres de su familia han estudiado interpretación. Es licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Oviedo y titulada profesional de piano por los Conservatorios de Gijón y León. Como compositora puso música a poemas y textos de Miguel de Cervantes y Lope de Vega en la obra ‘Duelo de ingenios’, actuando a dúo con la soprano Ana Clara Vera Merino, estrenándose con gran éxito en la Biblioteca Pública de León. También es autora de cuatro obras de teatro musical infantil en la compañía de la que forma parte, ‘Moraleja de la candileja’. Ha participado en numerosos eventos artísticos, antologías, revistas culturales y es columnista de opinión del diario de información general La Nueva Crónica.

2 comentarios en “ENTREVISTA a Isamil9

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s