Paz Martínez en el Filandón violeta

Lunes, 31 de mayo. 2021

Por Pilar Escamilla Fresco

Sección: Filandón violeta

DECLARACIÓN DE INTENCIONES

Nos reunimos, charlamos, hilamos versos y somos libres. Somos mujeres, madres, tías, abuelas, hermanas, hijas, escritoras, amantes, trabajadoras, amas de casa, luchadoras, idealistas, soñadoras…

Nuestro hilo es la palabra, el verso nuestra arma y la lengua la artillería que usamos para defendernos.

Somos violetas. Y nos reunimos a tejer palabras con nocturnidad y alevosía. Quien nos quiera escuchar, que nos siga de cerca.

Sed bienvenidas y bienvenidos a esta nueva entrega de nuestro FILANDÓN VIOLETA.

Hoy quiero presentaros a Paz Martínez. Paz es una mujer de pies inquietos pero anclados a la tierra. Es una mujer vitalista, realista y luchadora. Reconocer la realidad que se vive es el primer paso para querer cambiarla. Y ella quiere cambiar algunas cosas. Bueno, más que cambiarlas, rescatarlas. Defensora de lo rural, de lo abandonado, de lo que está al borde de la extinción y del olvido, Paz transita por las calles de su pueblo con los ojos de la niña que fue, añorando lo perdido pero disfrutando lo ganado. Anhelando integrar en su vida aquello que ya echa de menos en la cotidianidad de las calles empedradas. Integrar implica sumar. Sin renunciar, como decimos, a todo lo que sin duda nos ha traído de bueno el paso del tiempo.

Paz es además una mujer llena de palabras. Su mirada rebosa de una lírica que nos hace sentir, que nos provoca inquietud y que nos lleva a preguntarnos sobre nuestra propia realidad. Con unas composiciones muy cuidadas, Paz nos ofrece algo que no es nada fácil de conseguir: que queramos hacer propias sus palabras.

Vamos a intentar acercarnos un poco a su persona en este filandón violeta de hoy. Empecemos, pues, con su biblio-biografía.

PAZ MARTÍNEZ. BIO-BIBLIOGRAFÍA

Fotografía: @Eloy Rubio

Paz Martínez (María Paz Martínez Alonso) nació el 8 de agosto de 1976 en Andiñuela de Somoza, municipio de Santa Colomba de Somoza, pueblo de la comarca de la Maragatería. Participa en diversos proyectos que tratan de dar a conocer el entorno rural a través de diferentes propuestas culturales. Co- fundadora junto a Oscar Valero del Certamen literario Sembrando Palabras. Junto al cantautor Moncho Otero, el cual pone música a sus versos, realiza múltiples recitales con los que han logrado acercar la poesía en un emotivo registro a todo el público con el proyecto conjunto Son de Paz.   Publica su primer poemario, De Musgo y Piedra, en el año 2016 de la mano de la editorial Marciano Sonoro y un segundo poemario, En los Márgenes del Tiempo en 2018 esta misma editorial y participa en diferentes antologías poéticas. Colabora con la columna Serendipias en la sección de opinión La Tercera Columna del periódico digital Astorga Redacción:

Astorga Redacción/ La tercera columna/ Serendipias

También es colaboradora de este mismo blog con una sección que ha dado en titular Mujer, arte, cultura y oficio.

Paz Martínez/MasticadoresFEM/Mujer, arte, cultura y oficio.

Puedes conocer más de ella en:

Como en todos nuestros filandones violetas, tras su presentación “oficial”, damos paso a su voz. Le he planteado preguntas muy similares a las de las anteriores protagonistas de nuestro filandón. El contraste de respuestas quizás me lleve algún día a escribir un puñado de reflexiones sobre esto. Pero ahora, sólo puedo disfrutar con cada una de ellas y con el acercamiento que me permiten hacer a su vida y a su obra, a su persona.

Con ella os dejo. Con su voz y su palabra. Y recordad: buscadla, leerla y escuchadla. Pero sabiendo que de hacerlo, no saldréis ilesos.

LA ENTREVISTA

¿Qué es para ti la poesía?

La poesía es una emoción, un sentimiento al que pones palabras. Es una construcción lírica por la cual puedes escaparte y jugar con las palabras a decir verdades, a desnudarte sin terminar de quitártelo todo porque la poesía se abriga de metáforas, de retóricas, para que lo que te hiere y lo que amas no quede del todo al descubierto. La poesía es la hoja de parra, que te permite mostrarte sin terminar de descarnarte del todo. Es jugar con las formas, con los hechos y transmutarlos en paisajes interiores que otros pueden observar a través de los versos. Pero sobre todo es medicina, es una tabla de salvación que te ayuda a contemplar la rabiosa inmensidad de las cosas sin que te ahoguen.

La lectura de poesía es minoritaria, ¿cómo convencerías a alguien que dice que no le gusta la poesía para que se introduzca en su lectura? 

Cuando alguien me dice que no le gusta la poesía, que no la entiende, siento que eso sucede porque quieren comprenderla con la cabeza y la poesía hay que penetrarla desde el corazón. La poesía es como la música, no tienes que entender las notas cuando las escuchas, tan solo seguir el ritmo, y es este ritmo el que da el entendimiento y el disfrute. Por eso, cuando alguien no se siente capaz de disfrutar la poesía mi recomendación es siempre la misma: leer los versos en voz alta para uno mismo, dejar que sus ritmos, que la vibración de la voz entre, y entonces, con este poema o aquel otro, llegará el gusto por la poesía.

Eres una persona muy activista del papel de la mujer y del mundo rural. ¿Cómo integras tu amor por la poesía y por las letras con esta labor?

Intento participar en todas las actividades que surgen. Hemos llevado la poesía a las pequeñas escuelas de los pueblos, reunimos en el centro cultural que presido a los vecinos para leer poesía. Acabamos de crear a través de éste el club de lectura Viento del Pueblo, donde ningún género literario quedará sin su oportunidad. Comparto algunos de mis poemas y poemas de otros autores a través de mi blog y redes con mis vecino y amigos. Pequeñas cosas que pasito a pasito van dando el lugar que se merece al mundo rural, porque somos pueblos llenos de vocación cultural, llenos de propuestas, de ilusión y de calidad de vida.

¿Qué le dirías a alguien que empieza ahora en el mundo de la escritura poética?

Que lo más importante no es el estilo, ni preocuparse por jugar mucho o poco con las anáforas, las rimas, las alegorías, etc. Lo más importante es poner el corazón. Escribir para emocionar y eso se consigue desde la verdad. Que en este mundo de la poesía la gran mayoría estamos siempre empezando y no pasaremos de primero de poesía, ni se harán colas para que firmemos nuestros trabajos. Pero lo importante es crear, descubrirse en los propios versos, explorar y sobre todo disfrutar. El arte es el alimento del alma y la premisa más importante es hacer cosas que nos la llene.

***************************************

Tras estas breves preguntas, os compartimos un par de textos y dos vídeos. Como sabéis, esta sección recoge la voz de mujeres poetas vivas, mujeres que se suben a los escenarios para alzar su voz. Y Paz lo hace de manera magistral. Si tenéis la oportunidad de ir a verla alguna vez, no la dejéis pasar. No os arrepentiréis.

VÍDEOS DE PAZ MARTÍNEZ RECITANDO SUS VERSOS

Ser otra. Poemario : Laberintos

Preludio al laberinto. Poemario: Laberintos. Recitado a través de la ventanita de Manuel y Manuela

MUESTRA DE SU OBRA POÉTICA

ARS POÉTICA

Abarcar, Comprender, penetrar 
cada recodo del universo.
Adornar los pedernales con palabras,
abrazar el pensamiento con la voz,
enredar, deslumbrar, recrearse en las miradas.

Hay quien aprende, lo olvida y se lamenta.
Quien se desnuda, se rompe y agita,
transgrediendo la felonía de las gacetas
para concebir el verbo apasionado
en el origen, donde se encarna la belleza. 

Y si mi voz discurre en rebeldía
campestre, bucólica y sencilla 
como un puñado de tierra 
es porque dice la verdad bien encarada, 
porque descubre lo bello
y en cada verso pone la vida.
Me detengo, pierdo la cabeza, sucumbo
al poema señalado, concreto, preciso y firme
compañero del llanto y de la risa
y dejo que la existencia me asombre por sí misma.

© Laberintos, Paz Martínez


NI LOCA

Ni loca te enamoro,
no vaya a ser que me vea obligada
a colocar mis peones en defensa
antes de que me ronde tu alma.

Ni loca te beso.
no vaya a ser que se me caiga
la venda de los ojos
y te piense como sospechaba.

Ni loca te sueño.
no vaya a ser que de ganas
se abra una puerta secreta
y descubra que me esperabas.

Ni loca te olvido.
no vaya a ser que mañana
ya lo haya vivido todo
y seas tú, de lo que me queden ganas.

©De Musgo y piedra, Paz Martínez

TEJIENDO EN LA SOMBRA

Tejiendo y leyendo y escribiendo y viviendo y soñando y amando y… y todo lo que hago siendo todo lo que soy. Ahí estoy yo, detrás de este filandón violeta, intentando sobrevivir en una gran ciudad donde me siento hormiga, leyendo, escribiendo y recitando poesía, siendo madre, trabajadora

Me llamo Pilar Escamilla Fresco y si quieres saber de mí búscame aquí: www.caradeluna.es

Pero ante todo lee poesía, lee poesía todos los días de tu vida.
Y si tienes hijos, léeles poesías.
Sin poesía, no hay vida.

3 comentarios en “Paz Martínez en el Filandón violeta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s