Almudena Castillejo: Yo no soy marinera, soy capitana.

Viernes, 14 de mayo. 2021

Por María Pizarro.

Sección: Desde lugares que también existen

Autorretrato de la artista

Estoy nadando como uno de sus “pececitos” en la página Web de Almudena Castillejo. Sus colores me fascinan, es una tormenta de emociones la que me alcanza, es un rayo que me ilumina, la aguamarina en la nariz de sus personajes. Conocí a Almudena hace una década, era prácticamente una chiquilla, pero con una personalidad arrolladora; parecía mayor, había vivido lo suyo como solemos decir por aquí. Desde aquel Festival Chilango Andaluz (PLACA, plataforma de artistas chilango andaluz) han sido muchos, muchos momentos. Pero volvamos al color. ¿Aún no habéis sucumbido, muerto de gozo con esta artista? Porque es tanto lo que se puede contar de ella, que me tengo que limitar a solo un poco, así que egoístamente os contaré las veces que hemos colaborado, y el compromiso de su obra.

  • El color de tus palabras, taller para personas discapacitadas, para su desarrollo personal a través del arte, ilustrando poemas, y para el que tuve el honor de ser elegida autora.
  • Meriendas literarias, una actividad en la que Almudena dibujaba en directo, a la vez que yo realizaba una lectura y nuestras invitadas degustaban dulces y pasteles; una gran “merienda” esta intervención artística, por encargo de la Comisión de género del Ayuntamiento de Córdoba.
  • Portada del libro Quejío, Córdoba con Grito de Mujer 2018, así como la exposición de sus obras.
  • Apoyándome desde primera hora en mis proyectos. La Fragua de Metáforas: ilustración del libro “Guajiras, intervención artística Casa de pajaritas, en el Molino de la Alegría del Jardín Botánico”

Pero, céntrate, pececito rojo, en sus proyectos actuales, me dije, y concerté una cita con ella para que me contara lo que en el día de hoy está haciendo.

María Pizarro junto a su entrevistada, Almudena Castillejos
  • ¡Hola, Almudena! Llevamos varios meses sin vernos. Hemos salido muy poco, amiga (estamos tomando un café en el parque, frente a mi trabajo, las dos hemos hecho un receso, aprovechando que su taller está cerca de mi oficina)¿Qué ha pasado en todo este tiempo? ¿Cuéntame un poco qué has hecho en estos días y si ha afectado mucho la Pandemia a tu trabajo? 

Almudena Castillejo: Pese a los pronósticos de hace un año, el trabajo no está faltando. Cesé las clases en mi taller, pero me ha permitido implicarme más en mis proyectos personales y aceptar el doble de encargos que antes. Tantas horas en mi casa-taller están siendo muy productivas. Trabajo durante todo el día sin cesar. Creo que el nivel de los encargos ha subido por esa necesidad de volver a conectarnos los unos con los otros y no dejar de sentir esas emociones que por un tiempo nos están siendo olvidadas. He realizado muchos encargos de retrato, los trabajos de murales se están volviendo a reactivar y próximamente podré anunciar por fin dos inauguraciones de exposiciones, que nos acercarán un poco más a nuestra normalidad que creíamos perdida. 

  • ¿El mural y la ilustración son muy diferentes a la hora de trabajar? ¿Cuéntame del proyecto que has realizado últimamente con mujeres científicas? ¿Es necesario visibilizar todavía el papel de la mujer? ¿Hay campos que siguen vedadas a las niñas, por ejemplo, la ciencia?

A.C.: A la hora de comenzar un proyecto soy muy disciplinada y siempre sigo la misma metodología, sea cual sea la disciplina. A la hora de llevar el proyecto a la realidad, es decir, ejecutar la pieza final, el mural es mucho más agotador por todo lo que lleva su organización.

“Científicas en el Muro” ha sido un proyecto realizado a través de UCO Córdoba Ciencia, dedicado a la divulgación de mujeres científicas y su trabajo. En mi caso he realizado un mural retratando a la bioquímica española Margarita Salas en la población de Belmez. No hay nada mejor que un muro o un cartel para divulgar un mensaje que llegue a muchísimas personas.

Es completamente necesario seguir divulgando el trabajo e imagen de mujeres de la historia universal, pertenecientes al pasado y al presente, sea cual sea su disciplina. Principalmente para que nosotras mismas y las nuevas generaciones de niñas tengan como referentes estos ejemplos, que sepan que pueden ser científicas, artistas, deportistas… más allá de los roles profesionales que el patriarcado nos ha ido imponiendo a lo largo de toda nuestra historia.

Estas mujeres deben de ser incluidas en los libros, ser estudiadas y darles el lugar que le corresponde.

No hay nada mejor que un muro o un cartel para divulgar un mensaje que llegue a muchísimas personas.
Miedo: uno de los temas en los que Almudena Castillejo proyecta sus experiencias
  • El pasado 25 de noviembre, concediste una entrevista donde mostrabas haber sufrido violencia de género. ¿Crees que es importante visibilizarlo, hacerlo público? ¿Crees que debemos poner voz y rostro a esa lacra tremenda? ¿Crees que algún día se podrá erradicar la violencia y los feminicidios?

A.C.: He tardado años en hacerlo público de esta manera; que estos episodios de mi vida que solo conocían los familiares y amistades más cercanas salieran descritos en un artículo de un periódico fue algo que antes reflexioné bastante. Como mis problemas de salud: desde aquellas lesiones, siguen sin solucionarse hoy en día; el agotamiento en mi vida, tener que dar siempre una explicación a estos tratamientos y operaciones, fue lo que primero me hizo tomar la decisión de gritarlo a los cuatro vientos. Fue increíble  lo que conllevó esta exposición: muchas mujeres contactaron conmigo para narrarme sus vivencias, porque se sentían reflejadas o porque por un momento habían dejado de sentirse solas. Ahí comprobé aún más la importancia de hacerlo público. Solo podrá erradicarse esta lacra a través de la educación; por lo tanto, sí, tenemos que seguir alzando nuestras voces: escribiendo, dibujando, fotografiando, contando y escuchando. Que se hable, que se debata, que se luche… todo antes de convertirlo de nuevo en un tabú.

  • ¿Ha marcado tu obra esta experiencia? Sé que te has involucrado en grupos de apoyo a víctimas de violencia de género.  Aprovecho para agradecerte de nuevo tu colaboración tan valiosa en el Festival Grito de Mujer durante años.
Yo no soy marinera, soy capitana

A.C.: Muchísimo. Me han llegado a comentar que después de haber hecho público este episodio un buen número de mis obras se habían vuelto absolutamente comprensibles. “Sirenas en lata” y “Yo no soy marinera, soy capitana” son el ejemplo de cómo crear un lenguaje propio, simbólico, alrededor de mis experiencias y reflexiones sobre la violencia machista. 

Estuve muchos años involucrada en grupos de apoyo; empecé como una participante más hasta que puse mis servicios a su disposición. El arte es curativo.

Agradecerte a ti toda tu labor en la realización del Festival Grito de Mujer, un evento completamente necesario y que no puede ser interrumpido. Espero poder seguir colaborando en próximas ediciones e implicarme más en él. Enhorabuena, amiga, por tu trabajo excelente y porque he vivido cómo tu energía era destinada a la mejor de las resoluciones de este, durante años.

Solo podrá erradicarse esta lacra a través de la educación; (…) sí, tenemos que seguir alzando nuestras voces: escribiendo, dibujando, fotografiando, contando y escuchando. Que se hable, que se debata, que se luche…
  • Te quiero recordar los días que, en este mismo parque, leímos los haikus que estaba escribiendo para “La Libertad de la herida”, mi último libro, del que eres autora de la portada. ¿Cómo se ilustra un libro, Almudena?
En mi cueva, una de las ilustraciones que acompañan al poemario de María Pizarro, La libertad de la herida.

A.C: En primer lugar, hay que leer el manuscrito, bocetar primeras ideas y realizar con ellas una maqueta simulando el libro. Comprobar que su composición sea legible. Cuando has pasado esta primera fase yo realizo las pruebas a color de este. El color formará parte también del propio libro, pues le dará identidad. Una vez fijado el pantone a seguir, comenzamos con las ilustraciones finales, que una vez realizadas hay que digitalizar. 

Recuerdo perfectamente hasta como llovía el día que leí por primera vez tu manuscrito de La Libertad de la herida. Fue curioso cómo surgió la portada. Me sentí tan reflejada en algunos de los poemas, que inmediatamente me vinieron a la cabeza algunas de mis ilustraciones de Sirenas en lata, aquel barco semihundido en el interior de aquella cueva… Una ilustración minimalista encajaba a la perfección con aquellos versos. Hicimos el proceso a la inversa. Parecía que aquella ilustración titulada En mi Cueva te estaba esperando a ti. Sigo pensando que La Libertad de la herida es el libro más exquisito que has publicado hasta la fecha.

  • Cuéntame qué cosas bonitas estás haciendo ahora.

A.C: Estoy viviendo una etapa en la que la conexión conmigo misma es profunda y sincera, creo que eso se está reflejando en mi trabajo. Paso los días casi sin apenas salir del taller, pero lo estoy disfrutando tanto, que la soledad de mi trabajo no me está pesando. Este año, ante lo convulso de la época en la que vivimos, también vienen muy buenas noticias y espero que todo lo que vaya anunciando sea satisfactorio para el espectador, el lector y para la ciudad donde habitamos.

  • Gracias, amiga. Hoy invito yo al café.

A.C: Como siempre pues, amiga. Gracias a ti, siempre. Te quiero.

No hay nada mejor que un muro o un cartel para divulgar un mensaje que llegue a muchísimas personas.

Puedes conocer un poco mejor a Almudena Castillejo:


María Pizarro (Córdoba). España. Poeta y actriz.

Licenciada en Arte Dramático y Experta Universitaria en Criminología, dedica al trabajo actoral y a la poesía mucho del tiempo que le deja libre el ejercicio de su trabajo habitual

Entre su obra poética podemos encontrar parte de sus versos publicados en Caja de retratos (Ed. Detorres, 2017), Miembro fantasma  (Editores Florentinos, 2015) y Lyrica 75 (Ed. Fragua de metáforas, 2011), así como en diversas antologías y revistas digitales con las que colabora tanto en España como en América. Miembro fantasma, cuenta con una edición bilingüe árabe-español, que fue presentada en la 1ª Feria del Libro Hispanoárabe, organizado por el Circulo CIHAR, y recibió el galardón Solienses 2016, que premia el mejor libro editado en el año anterior.

Le gusta mostrar su poesía desde la oralidad a través de numerosos recitales por todo la geografía española, como las diferentes ediciones de Cosmopoética (el festival literario y artístico que se viene celebrando anualmente en Córdoba, España, desde 2004), en las que combina su faceta poética con la de actriz.

Actualmente coordina el Festival de poesía y arte “Grito de Mujer” y su correspondiente antología digital “Quejío, Córdoba con Grito de Mujer”.

Un comentario en “Almudena Castillejo: Yo no soy marinera, soy capitana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s