Raras.

Por Pilar Escamilla Fresco.

SERIE: Rescatándome II

Raro, ra.

(Del lat. rarus).

  1. adj. Que se comporta de un modo inhabitual.
  2. adj. Extraordinario, poco común o frecuente.
  3. adj. Escaso en su clase o especie.
  4. adj. Insigne, sobresaliente o excelente en su línea.
  5. adj. Extravagante de genio o de comportamiento y propenso a singularizarse.
  6. adj. Dicho principalmente de un gas enrarecido: Que tiene poca densidad y consistencia.
Mujeres raras.
Mujeres excepcionales.
Mujeres poco frecuentes.

Mujeres prisioneras de un tiempo
donde las mujeres no podían ser ni raras.
Mujeres sin espacio propio.
Mujeres bipolares,
mujeres deprimidas,
mujeres histriónicas,
mujeres desbordadas por ensoñaciones inadaptadas.
Mujeres diagnosticadas con depresión.
Mujeres sin diagnosticar.

Me descubrirás con el cuerpo cubierto de algas
tratando de navegar a la deriva hacia un mar que no existe.
Me encontrarás ahogada en mi propio vómito
con la boca llena de pastillas que no dejan salir el grito.
Me encontrarás colgando de una cuerda hecha de retales
y balanceándome donde en el techo debía haber una lámpara.
Me tiraré a las vías del tren justo cuando éste pasa.
Ahogaré mi respiración en un horno de gas que ya no existe.
O quizás me encerraré en un garaje sin ventanas
para asfixiar en silencio mis lágrimas.
Me encontrarás dormida un jueves cualquiera.
O quizás hallarás mi cuerpo disparado de sangre.

Mujeres raras.
Mujeres excepcionales.
Mujeres poco frecuentes.

Sylvia, Anne, Karin, Marina, Alejandra, Violeta, Alfonsina.
Por nombrar sólo algunas de ellas.

Soy una mujer rara.
Me fascinan los métodos con los que otras acaban
con sus cuerpos consumidos en cenizas y polvo.
Un cuerpo que ya no les causará dolor ni placer.
Personalidades perdidas en neurosis,
perdidas en los divanes de analistas
que no supieron ver su excepcionalidad,
sino su rareza.

Para los despistados, las poetas que me estremecen:

Sylvia Plath = Se suicidó metiendo la cabeza en un horno de gas.
Anne Sexton = Se suicidó encerrándose en un garaje con el coche en marcha
Alfonsina Storni = Se suicidó metiéndose en el mar.
Alejandra Pizarnik = Tomó unas 50 pastillas de barbitúrico (Seconal)
Marina Tsvetáyeva = Se suicidó con una cuerda, colgada hasta morir
Karin Boye = Se suicidó tomando somníferos después de abandonar su casa.
Violeta Parra = Se suicidó con un disparo.

** Poema escrito para el taller Gente Rara del Micro Abierto del Café Libertad 8 (Madrid).

Amapolas. Foto: © Pilar Escamilla Fresco

TEJIENDO EN LA SOMBRA

Tejiendo y leyendo y escribiendo y viviendo y soñando y amando y… y todo lo que hago siendo todo lo que soy. Ahí estoy yo, detrás de este filandón violeta, intentando sobrevivir en una gran ciudad donde me siento hormiga, leyendo, escribiendo y recitando poesía, siendo madre, trabajadora y poeta de guardia, como decía nuestra querida Gloria.

Me llamo Pilar Escamilla Fresco y si quieres saber de mí búscame aquí: www.caradeluna.es

Pero ante todo lee poesía, lee poesía todos los días de tu vida.

Y si tienes hijos, léeles poesías.

Un comentario en “Raras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s