Mujeres y Música

Por Marta Muñiz Rueda*

La Historia del Arte está llena de silencios. También hay música, pero no la escribieron ellas o, al menos, no la firmaron. Sabemos e intuimos que a lo largo de los siglos ellas también escribieron poemas, cuentos, pintaron retratos y paisajes, esculpieron, tocaron instrumentos y compusieron melodías, pero el saber estaba en manos de los hombres y salvo circunstancias especiales, ellas no tenían espacio en la Historia.

Fragmento de pintura egipcia. Fuente: internet.

Hace unos días, concretamente el 1 de enero de este incipiente y complicado 2021, el genial director de orquesta italiano Riccardo Muti, tomando la batuta en la Sala Dorada del Musikverein para dirigir a la Orquesta Filarmónica de Viena, nos decía que la música es una misión. El maestro, antes de ofrecer al público virtual las últimas propinas del concierto de Año Nuevo, quiso resaltar y recordar la importancia de la música para la salud mental y el pensamiento, pidiendo a los gobernantes de todo el mundo que la música, como el resto de las artes, sea considerada un elemento principal para el desarrollo de la sociedad. No puedo estar más de acuerdo, pero esa misión debe llevar también nombre de mujer y desde este rincón asumo como privilegio el encargo de acercar a la luz la labor de miles de mujeres cuyo trabajo se escondió en un agujero negro a lo largo de la historia.

Llegado el siglo XX varios nombres comenzaron a despertar interés entre crítica y público. Hablaremos por lo tanto de Clara Wieck, Alma Mahler, Anna Magdalena Bach, Nannerl Mozart o Fanny Mendelssohn. Pero no podemos quedarnos ahí, hay muchas más mujeres músicas que rescatar del olvido colectivo. Quedan obras y nombres por descubrir y los actuales musicólogos ya han comenzado a tirar de ese hilo necesario investigando a autoras como Amy Beach, Teresa Carreño, Marianna Martines, Barbara Strozzi, Francesca Caccini, Lili Boulanger, Florence Beatrice Price, Elizabeth Jaquet de la Guerre, Elizabeth Maconchy, Hildegard de Bingen, Cécile Chaminade…

Afortunadamente los Conservatorios y otras organizaciones educativas a nivel mundial como la ABRSM londinense ya han comenzado a incluir en sus repertorios la obra de estas mujeres que hasta bien entrado el siglo XX eran auténticas desconocidas para la mayoría.

Compositoras, intérpretes, directoras. Antiguas, modernas y postmodernas, clásicas, populares, amantes del jazz, de la salsa, del banjo o de la viola de amor, todas ellas merecen un justo reconocimiento por haber querido aportar belleza al mundo.

Mujer tocando la espineta. Pintura de Johannes Vermeer

Para la mayoría de ellas no fue fácil expresarse y aún así se arriesgaron, lo hicieron, crearon. La voz de la mujer era considerada una invitación al pecado. Bastaron unas palabras para recluirlas en el ámbito doméstico, sometidas a sus maridos, padres o hermanos, sin acceso a una educación a su altura, encarceladas lejos del saber.

Clara Wieck, después Clara Schumann, llegó a decir: “Hubo un tiempo en el que yo creía tener talento creativo, pero he renunciado a esa idea; una mujer no debe tener el deseo de componer. Si ninguna ha podido hacerlo, ¿por qué iba a poder yo?”, afirmó una de las grandes genios de la música clásica.

Pero no es mi intención rendirme al lamento de lo que podría haber sido y no fue, repetir hasta la saciedad el significado de la palabra injusticia. Prefiero alegrarme y alegrarnos por poder hablar de ellas hoy, escucharlas, descubrirlas, disfrutar de su creación.

Tengo dos pasiones: Música y Literatura. A ambas amo por igual. Y tengo además la suerte de haber nacido en una época y lugar en los que he podido estudiar, escuchar, aprender, escribir, componer. Desde los 6 años mi vida ha estado ligada a las teclas de un piano y a las palabras de los libros que lo rodeaban. Como pianista y profesora, llegados a este punto, mirando hacia atrás, podría decirse que mi trayectoria es larga.

De todos los campos relativos al arte, la enseñanza y la creación siempre han sido mis favoritos, pero la divulgación siempre será necesaria, por eso esta humilde escritora y pequeña compositora tratará de acercarles nombres antiguos y contemporáneos a través de artículos, entrevistas, reseñas y crónicas. Conoceremos a autoras e intérpretes que merecen su sitio tanto en el ámbito conocido como ‘música culta’ así como del popular. Va por ellas. Por sopranos, compositoras, arreglistas, violonchelistas, vocalistas de salsa, saxofonistas, arpistas en Egipto, tocadoras de cítara en Creta, flautistas de Mesopotamia. Será un placer poder compartir con ustedes el deslumbramiento.

——————————————————————————————————-

*Marta Muñiz Rueda (Gijón, 1970) es escritora y músico. Ha publicado libros de poesía (El otoño es nuestro, Libro de la delicadeza), la novela Tiempo de cerezas, y los libros de cuentos 13 cuentos dementes y Anna y las estrellas. Desde pequeña su vida ha estado ligada al aprendizaje y la enseñanza del piano y la composición, ya que todas las mujeres de su familia han estudiado interpretación. Es licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Oviedo y titulada profesional de piano por los Conservatorios de Gijón y León. Como compositora puso música a poemas y textos de Miguel de Cervantes y Lope de Vega en la obra ‘Duelo de ingenios’, actuando a dúo con la soprano Ana Clara Vera Merino, estrenándose con gran éxito en la Biblioteca Pública de León. También es autora de cuatro obras de teatro musical infantil en la compañía de la que forma parte, ‘Moraleja de la candileja’. Ha participado en numerosos eventos artísticos, antologías, revistas culturales y es columnista de opinión del diario de información general La Nueva Crónica.

2 comentarios en “Mujeres y Música

  1. Magnífico y apasionado artículo. Qué pena la frase que citas de Clara Wieck / Schumann. Muy necesario tu trabajo para evitar que otras niñas puedan pensar algo parecido. Gracias por hacerlas visibles y por los descubrimientos. Me has despertado la curiosidad y he estado viendo y escuchando algunos vídeos con interpretaciones de Clara Wieck. ME quedo con éste que me ha estremecido:

    Feliz semana.

    Me gusta

  2. Seguro que descubriremos grandes intérpretes, autoras, compositoras, directoras,…, dentro del panorama musical de todos los tiempos. Afortunadamente parece que se abre poco a poco la luz sobre ella y que los repertorios de centros educativos y de orquestas y otras formaciones musicales comienzan a tenerlas en cuenta.
    Será un placer recorrer esos caminos de la mano de una apasionada como Marta Muñoz Rueda.
    Preciosa la pieza que nos compartes, Pilar Escamilla.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s