Mis Cármenes

Belén Álvarez Moratinos

Desde que tengo uso de razón, he amado el Cine. Gracias a mí padre que cogida de su mano, me llevaba las tardes de domingo a ver películas. Me sentaba en la butaca y me dejaba llevar…

Aprendí (y aprendo) con cada película, me ayudó en muchos momentos a entender, me enseñó a empatizar porque desde que se apagaban las luces, comenzaba la aventura que hacía mía desde el minuto 1.

El Cine me ayudó a educar, poder decir con imágenes lo que sabía decir con palabras.

El Cine dice tanto de nosotros como sociedad, que nos ayuda a ver y entender momentos de una época, etc.

Sigo manteniendo la misma pasión e intento entender a las nuevas generaciones de cineastas.

Espero saber transmitiros este amor que mi padre me trasmitió a mí.  Comenzamos ¡ACCIÓN !

Belén 

He terminado recientemente un curso de Cine muy interesante, en el cual he descubierto a una directora, Lotte Reiniger, una directora que hizo un cine moderno e innovador, sobre todo si hablamos del año 1933.
En el curso  estudiamos la figura, o mito, de Carmen.
Visionamos numerosas escenas de Carmen, desde la Carmen mala malísima hasta la más tierna, desde la más pasional, hasta la más feminista.  Pero yo quería hablaros en especial de esta Carmen, la Carmen de Lotte Reiniger, película de una gran belleza y modernidad (no nos olvidemos del año que es, 1933, insisto). Las formas chinescas, su música… hacen a una Carmen libre, nueva, fresca y sobre todo feminista, nada que ver con las múltiples Cármenes que nos han ido mostrando a lo largo de la Historia del Cine, donde Carmen era frívola, perversa, mala, despiadada y  culpable de todos los males sucedidos y por los que se justifica que debe morir, ¡cuánto mal nos ha hecho a las mujeres estos personajes, en los que «por amor» debían de morir, había que matarlas!  

Otra originalidad de la película de  Lotte, es como  nos muestra a los toreros: están  bailando al son de la música con Carmen y el toro, que no es matado por nadie, sale feliz, por la puerta grande y con la feliz pareja, se me antoja ponerle nombre al toro y llamarlo Ferdinando.

Y que deciros del final ¡genial! ¡Fantástico!  Esa Carmen fumando después de… su «afer» con el torero ¡brava, brevísima!  Como os he dicho toda una delicia que os dejo aquí  para que la disfrutéis.

Otras curiosidades sobre Carmen son que hay cerca de 90 películas con esta temática; las hay desde terriblemente machistas –como la Carmen de Cecil B. de Mille-, hasta la necrofílica de Vicente Aranda (de lo más desagradable, la verdad) o la Carmen más flamenca y hermosa (para mi gusto) de Carlos Saura, una obra de arte.

Aunque para Carmen guapa me quedo con Sara Montiel (jajaja), a pesar de que también hay una Carmen negra bellísima; pero no, yo me quedo con la de Ronda.

Además de ésta, hay otra Carmen negra realizada por Otto Preminger: Carmen Jones. Pero esta Karmen es más … atrevida, provocadora, y enamora por igual a hombres y mujeres.
Yo, la de Ronda

———————————————————-

Belén Álvarez Moratinos se define como amante del cine y las buenas series. Pucelana de nacimiento y maragata de adopción guarda en su corazón un trocito de cada lugar donde ha vivido: Marruecos, Roma, Lisboa, Bruselas,…, todos ellos lugares en los que ha conocido gente maravillosa que ya forman parte de su vida y de su camino y a quienes da las gracias por ello. Amante del séptimo arte desde bien pequeña, sus películas favoritas se encuentran entre los clásicos pero sobre todo entre el buen Cine.

Su blog: Mi cine y yo

Un comentario en “Mis Cármenes

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s